Romano Prodi
Romano Prodi. (Montserrat T. Díez / Efe) Montserrat T. Díez / Efe

El primer ministro italiano, Romano Prodi, presentó hoy su dimisión al Jefe del Estado, Giorgio Napolitano, después de que el Senado rechazara su política exterior, según confirmaron fuentes del Gobierno.

Tras el "no" del Senado por sólo dos votos (158, frente a los 160 que daban la mayoría), la oposición conservadora exigió la inmediata dimisión del Gobierno de centro izquierda, recordando que el ministro de Exteriores, Massimo D'Alema, dijo en las ultimas horas que si perdían la moción en el Senado "el Gobierno va a casa", es decir, dimitía.

Las juventudes del partido de Berlusconi se concentraron para pedir elecciones generales

Las palabras de D'Alema iban dirigidas a los senadores más radicales de la coalición gubernamental ("La Unión"), entre ellos comunistas radicales, comunistas y verdes, que rechazan la política exterior en lo referente a la estancia del contingente militar en Afganistán y la ampliación de la base militar estadounidense de Vincenza.

La frágil coalición gobernante en Italia, que reúne desde católicos hasta comunistas, tiene una mayoría de apenas un escaño en el Senado, pero en el pasado se las había arreglado para obtener apoyos, a pesar de las divisiones, pidiendo votos de confianza.

Los partidos que forman La Unión se han reunido, mientras numerosos simpatizantes y las juventudes de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, se han concentrando ante la presidencia del Gobierno pidiendo la dimisión del centro izquierda y elecciones generales.

Un Gabinete muy joven

Prodi, de 67 años, ha dimitido 281 días después de formar su segundo Gabinete. Napolitano se ha "reservado la decisión" (es decir si acepta o no la dimisión y mañana comenzará las consultas para la formación de un nuevo Gobierno. Las consultas comenzarán a las diez y media de la mañana local y se espera concluyan en dos días como máximo.

Previsiblemente, encargará de nuevo a Prodi la formación del futuro Ejecutivo, del que se da por hecho no formará parte el actual ministro de Exteriores, Massimo D'Alema.

El centroizquierda en el poder insiste en un Prodi-bis (es decir un nuevo ejecutivo formado por 'Il Proffesore', como es conocido el primer ministro), mientras que la coalición conservadora en la oposición ('Casa de la Libertad') que lidera Silvio Berlusconi, exige elecciones anticipadas, en primavera.