Huelga de basuras en Alcorcón
Bolsas de basura amontonadas en un contenedor de Alcorcón. JORGE PARÍS

El Ayuntamiento de Alcorcón ha encargado a Tragsa que inicie esta misma tarde la recogida de basuras en el municipio después de acumular las islas ecológicas entre 700 y 800 toneladas de basura en el décimo día de huelga convocada por los sindicatos de Esmasa, empresa pública responsable de los servicios de recogida de residuos urbanos.

Fuentes municipales han explicado que los primeros camiones han salido a la calle pasadas las 16.30 horas y confían en que entre este jueves y el viernes queden recogidas estas islas ecológicas. El Ayuntamiento ha tomado esta decisión después de haber aprobado esta mañana en el Pleno una serie de medidas para instar a la limpieza urgente del municipio.

El Consistorio cuenta con dos informes técnicos que alertan de "grave riesgo sanitario" para los vecinos, por lo que ha instado a Esmasa a limpiar las toneladas de basura que se acumulan en las islas ecológicas en el décimo día de huelga. Aunque en un principio contaban, según los sindicatos, con un plazo de 48 horas, la empresa contratada a comenzado a trabajar ya.

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, ha dicho que no va a "permitir que utilicen a los vecinos como moneda de cambio" Se da la circunstancia que la empresa pública Tragsa también se encargó de la limpieza en la ciudad de Madrid hace dos meses cuando los trabajadores del servicio de limpieza viaria se pusieron en huelga en contra del ERE que planteaban las adjudicatarias del servicio (en la capital los paros duraron trece días).

El alcalde de la localidad, David Pérez, ha señalado que el Ayuntamiento "no va a tolerar ni un minuto más el abuso que están sufriendo los vecinos y que está sufriendo la ciudad por parte los convocantes de una huelga a los que parece no importarles lo más mínimo estar poniendo en peligro incluso la salud de los vecinos".

Pérez ha destacado que, "desde el respeto al derecho a la huelga", lo que no van a "consentir" es que el chantaje de un grupo de trabajadores, "que quieren imponerse con las acciones más perjudiciales posibles para la ciudad y los vecinos de Alcorcón, se convierta en un problema de salud pública que puede afectar a cientos de personas que nada tienen que ver con las injustificadas reclamaciones de unos pocos".

En este sentido, ha destacado que el Ayuntamiento "se mantiene firme y no va a ceder ante coacciones o amenazas de los sindicatos". "Nos comprometimos a negociar y lo rechazaron. No vamos a permitir que utilicen a los vecinos como moneda de cambio. Esta situación abusiva ya ha durado demasiado tiempo", ha apuntado. Además, asegura que con esta medida de contratar un servicio extraordinario "no se vulnera el derecho a la huelga, pues ni se impide ni se afecta en el desarrollo de la misma, en el caso de que los sindicatos convocantes (CC OO, CSI-F y CGT) decidan continuar con los paros", han destacado fuentes municipales.

Por su parte, los tres sindicatos convocantes contemplan la posibilidad de emprender acciones legales por vulneración del derecho a la huelga. En su opinión, se trata de una "actuación premeditada" por parte del alcalde de Alcorcón, pues el Pleno se ha celebrado "al mismo tiempo" que los camiones de esta nueva empresa "salían a la calle para empezar a recoger los residuos".

En el contexto de esta huelga, la dirección de Esmasa ha denunciado ante el Cuerpo Nacional de Policía los "ataques" a sus trabajadores que no secundaban la huelga o cumplían los servicios mínimos, así como los destrozos que durante estos días se han registrado en vehículos, contenedores, equipos y diverso mobiliario urbano de la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Madrid.