Britney tapa su cabeza rapada con una peluca rubia
Britney Spears tapa su cabeza rapada con una peluca rubia. (People)
La cantante estadounidense Britney Spears ha ingresado en un centro de desintoxicación, según revela hoy la edición digital de la revista 'People' y la página de internet 'tmz.com', especializada en el mundo del espectáculo.

El representante de la cantante, Larry Rudolph, confirmó la noticia a 'People' y no ha querido dar más detalles al respecto, mientras que 'tmz.com' explica que el centro se encuentra en Los Angeles. Rudolph ha pedido a los medios de comunicación "respeto" para Spears y ha indicado que ingresó "voluntariamente". "Pedimos a los medios de comunicación que respeten su intimidad, así como la de su familia y amigos, en unos momentos como los que viven ahora", indicó Rudolph.

La subasta de su pelo incluye bebidas energéticas y un mechero usado por la cantante

La semana pasada la artista ingresó en un centro de rehabilitación en Antigua, pero lo abandonó menos de 24 horas después.

La noticia de su ingreso se produce después de que la interprete fuera protagonista de la portada de los medios de comunicación estadounidenses por haberse afeitado la cabeza este fin de semana, se dejara grabar dos tatuajes más en su cuerpo y estuviera de juerga todas las noches.

Madre de dos niños, Sean Preston y Jayden James Federline, Spears anunció en 2006 la separación de su esposo y padre de sus hijos Kevin Federline. Desde entonces ha sido protagonista de numerosas salidas nocturnas en las que aparecía con una imagen muy descuidada.

El pelo de un millón de dóleres

Según la web eBay, ya se subasta el cabello de la cantante, por un millón de dólares.

En la venta, también se incluye una de las bebidas energéticas que la estrella tomaba y un mechero.

Los que realizan la oferta aseguran que no es ninguna broma, la persona que adquiera los artículos podrá pasar a recogerlos a California y de paso conocer a la dueña de la estética.

Además, podrán comprobar la autenticidad del cabello haciendo una prueba de ADN, aunque pagando el costo del examen.

J.T. Tognozzi (esposo de la dueña del lugar), aclara que la subasta es con fines altruistas y que lo obtenido será destinado a alguna obra de caridad.