Hervé Falciani
Hervé Falciani durante una entrevista con eldiario.es

La expectación era máxima. Hervé Daniel Marcel Falciani (Mónaco, 9 de enero de 1972) iba a dar una rueda de prensa en Madrid. El exinformático del HSBC que reveló datos bancarios de miles de evasores fiscales que permitieron a varios países europeos abrir investigaciones contra el fraude, por fin se dejaba ver en un acto público. Hasta ahora había concedido algunas entrevistas a medios españoles, algunas por videconferencia y otras cara a cara con los periodistas pero comunicando solo la hora y el lugar pocas horas antes del encuentro, pero este miércoles ha hecho una estelar aparición acompañando al Partido X, la red ciudadana surgida al abrigo del 15-M. La cita, en un librería del barrio de Embajadores.

Falciani, que se defiende bastante bien en castellano y que llegó una hora tarde, justo el tiempo necesario para que el Partido X expusiera ante los muchos periodistas presentes su programa político y su gira por 15 ciudades españolas para explicarlo, aseguró que apoya a esta agrupación ciudadana en la consecución de los mismos objetivos y que juntos trabajan en una herramienta para controlar las transacciones bancarias internacionales, claves en el esquema de fraude y opacidad fiscal que siguen muchas entidades financieras.

Falciani asesora ahora a un centro de investigación francés llamado Inria. También desarrolla tecnología útil para la Agencia Tributaria francesa y participa activamente en la Comisión Anticorrupción que ha creado el Partido X. Para Falciani, esta red ciudadana surgida en España es "una alternativa para representar a los ciudadanos, para volver al origen de la democracia, la democracia participativa. Para que un diputado sea libre y sirva a los ciudadanos no debe formar parte de un partido político", señaló el informático monegasco, vigilado discretamente en la rueda de prensa por varios escoltas que le acompañaron al llegar.

Falciani sigue protegido por la Policía Nacional en sus estancias en España Y es que Falciani sigue protegido por la Policía Nacional en sus estancias en nuestro país. Para Falciani, el Partido X es "compartir información, transparencia". No quiso hablar de plazos en su compromiso. "Esto no es un contrato. Busco un objetivo, común con el Partido X. Mi experiencia en un sector concreto les ayuda. Les apoyaré siempre que pueda", insistió el exinformático del HSBC en una mesa rodeado de los representantes del Partido X, un pedagogo, una documentalista, un ingeniero aeroespacial, una directora de teatro, un filósofo y un investigador universitario.

Ningún detalle de su vida privada

Falciani no quiso hablar de su vida privada, de las restricciones que rodean a su libertad, protegido policialmente, y con la preocupación siempre presente de que ha hecho daño a entidades muy poderosas que podrían querer hacerle pagar por ello. Tampoco dio respuestas claras a los medios franceses presentes, que le preguntaron sobre supuestos pagos de 1.000 euros que él habría recibido por cada nombre de evasor fiscal que haya facilitado, ni por las acusaciones contra el Gobierno galo de que presuntamente habría ocultado nombres de evasores muy importantes. Ni una palabra de su trabajo en España con la Agencia Tributaria.

Lo que sí quedo claro es que varios bancos, la denominada banca ética y social, se han interesado en el programa en el que está trabajando para controlar las transacciones internacionales. Por ejemplo, en España las transacciones de un banco a otro tienen tres elementos. El IBAN del origen y de salida y la cantidad que se traspasó. El IBAN es un código alfanumérico que identifica una cuenta determinada en una entidad financiera concreta. Es decir, a cada cuenta le corresponde un único IBAN y a través de este código se identifican el país, la entidad, la oficina y la cuenta.

Con esos datos se puede trazar un mapa de los movimientos bancarios. Se pueden conocer las operaciones de cada banco, si hace más préstamos, si recibe o envía más dinero a un país. Es decir, si un banco trabaja mucho con Suiza o con otros paraísos fiscales. Luego hay que aplicar unos parámetros para analizar esas operaciones y establecer un perfil de los defraudadores. Cuántos más bancos colaboren, mejor, explica uno de los portavoces del Partido X.

Para finalizar, Falciani recalcó que no va hacer públicos los nombres de evasores que hay en sus famosas listas, como si fuera Wikileaks. "Lo que ha hecho Wikileaks por la transparencia ha sido muy bueno, pero la primera prioridad sigue siendo la Justicia", aseguró ante la insistencia de los medios sobre por qué el Partido X no revela la información que el informático obtuvo cuándo trabajaba en la sede suiza del HSBC..