Javier tiene 10 años y María, 7. En su casa prefabricada, cedida por el ayuntamiento de una localidad rural, el calor es insoportable en verano y el frío húmedo del invierno ha provocado que los dos niños hayan tenido serios problemas de salud. Javier sufrió una bronconeumonía aguda. María tuvo que ser ingresada por un virus relacionado con la insalubridad. Estos hermanos forman parte de la insoportable cifra de 2.826.549 menores que viven en España en riesgo de pobreza y de exclusión social, una situación a la que en un solo año han llegado para instalarse 267.684 niños españoles más.

Save the Children ha presentado este miércoles su informe sobre la pobreza infantil denunciando la escalada de la tasa del riesgo de probreza en España, que ha pasado del 30,6% al 33,8% en un año —uno de cada tres menores— según los últimos datos de Eurostat relativos a 2012.

Se considera que están en riesgo de exclusión social las personas cuyos hogares se encuentren en alguna de estas situaciones: nivel de ingresos bajo el umbral de pobreza relativa (15.000€ en 2012); privación material severa; o baja intensidad de empleo en el hogar. Directamente bajo el umbral de la pobreza son 2,5 millones.

La ONG reconoce que la crisis ha expuesto a muchas familias a una disminución de sus ingresos, modificando el contexto en el que se desenvuelven casi tres millones de niños. Un contexto marcado por infancias sin derecho a un nivel de vida adecuado, a la buena salud, a la educación, al descanso o al juego. El informe destaca que en España, a día de hoy, hay 1.800.000 familias con todos los miembros activos en el paro.

Falta de ayudas públicas

El director general de Save the Children en España, Alberto Soteres, critica "la escasez de inversión pública en políticas de protección a la infancia" que, a su juicio, "tiene un efecto demoledor sobre los niños". Para la ONG resulta claramente "insuficiente" el Plan nacional de acción para la inclusión social, el fondo extraordinario de 17 millones de euros anunciado por el Gobierno.

Hay niños con dietas tan básicas como todas las combinaciones posibles de pan, mortadela, huevos y patatas "Aunque bienvenido, es insuficiente. Otras reformas y políticas están mermando, de manera directa o indirecta, los recursos destinados a la infancia", denuncian.

Save the Children destaca que España es el octavo país de la UE (28 países) con mayor tasa de pobreza infantil. Todos los países de alrededor, salvo Italia, están en mejor situación. Como España o peor están los niños de Grecia, Irlanda, Bulgaria, Rumanía, Hungría y Letonia.

Hace solo unos días la Comisión Europea (CE) se mostraba "muy preocupada" ante el incremento de los indicadores de pobreza infantil en España y pedía al Gobierno más fondos para combatirla, según declaró el comisario de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión, Laszlo Andor.

Preocupación en la UE

"La Comisión Europea está muy preocupada por el fuerte aumento de la pobreza infantil en España y considera que la lucha contra la pobreza infantil es de máxima importancia política", manifestó Andor en una respuesta parlamentaria al eurodiputado español Raúl Romeva.

Save the Children pide a los poderes públicos un diagnóstico riguroso de la situación de pobreza infantil, una estrategia común, recursos, y un Plan de Apoyo a las Familias.

Pero detrás de las cifras están las personas. La ONG trabajó directamente en 2012 con 16.806 niños. Sus profesionales constataron un "empeoramiento de las condiciones de vida" de la mayoría de las personas con necesidades económicas en sus programas. Entre las circunstancias que denuncian son dietas alimenticias tan básicas como "todas las combinaciones posibles de pan, mortadela, huevos y patatas" o niños con vergüenza de ir al colegio por no tener los libros de texto.