Lasquetty, el consejero madrileño que perdió la batalla por la privatización sanitaria

El consejero madrileño de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.
El consejero madrileño de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.
EFE

La dimisión de Javier Fernández-Lasquetty de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid tras casi cuatro años en el cargo ha sido el desenlace de una batalla personal por la privatización sanitariaque llevaba las de perder incluso antes de haber llegado a ese cargo. "He decidido dejar el cargo de consejero porque yo fui quien propuse este proyecto, lo puse en marcha y las circunstancias lo han hecho imposible", indicó este lunes al hacer pública su dimisión.

Lasquetty sucedió en 2010 en la cartera de Sanidad a Juan José Güemes, que también dimitió de forma voluntaria para ser Presidente del Centro Internacional de Gestión Emprendedora de IE Business School y en la actualidad se encuentra imputado por su gestión en la primera época de la privatización sanitaria en Madrid.

Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, Fernández-Lasquetty empezó su carrera política en el ayuntamiento de Madrid en 1994, trabajando en la concejalía de Cultura con Esperanza Aguirre. Dos años más tarde, en 1996, cuando Aguirre era ministra de Educación y Cultura, fue nombrado director de gabinete de ese ministerio.

La de Sanidad ha sido la segunda consejería que ha dirigido Lasquetty, quien anteriormente había sido diputado en el Congreso (2004), escaño que abandonó al día siguiente de ser nombrado consejero de Inmigración y Cooperación del Gobierno de Esperanza Aguirre, en junio de 2007. Lasquetty llegó a ambas consejerías por sustitución —en el caso de Inmigración, sustituyó a Lucía Figar—. Desde noviembre de 2011 es vicesecretario de Acción Política del PP de Madrid. Está casado y tiene tres hijos.

No obstante, la carrera política de Lasquetty ha marcado un punto de inflexión en esta última etapa como consejero de Sanidad, al verse eclipsada su gestión por el proceso de privatización sanitaria en la Comunidad. También sus declaraciones de desprestigio hacia los manifestantes que salían a las calles agrupados en torno a la 'marea blanca' dieron que hablar. Incluso los acusó de formar parte de una estrategia para desestabilizar al Gobierno madrileño.

Pese a ello, los profesionales y usuarios de la sanidad madrileña siguieron protestando el tercer domingo de cada mes —la última manifestación fue el pasado 19 de enero— por el centro de la capital para conseguir que se parase definitivamente la privatización de seis hospitales.

El euro por receta

En paralelo a la privatización sanitaria, la medida del euro por receta es el otro tema polémico (y también fracasado) de la gestión de Lasquetty. Esta medida, impuesta en octubre de 2012 por el actual presidente de la Comunidad, Ignacio González, entró en vigor el 1 de enero del año pasado, aunque no estuvo ni un mes en vigencia: el Gobierno central presentó un recurso contra esta tasa el 18 de enero, y el día 30 el Tribunal Constitucional suspendió la aplicación de este cobro en las farmacias madrileñas.

Seis meses después de suspenderse el euro por receta, la Comunidad de Madrid desistió en este intento recaudatorio y anunció que no volvería a intentar restablecer esta tasa.

A ese fiasco se suma ahora el de la privatización sanitaria. "Los de las barricadas y las movilizaciones no han conseguido nada", decía Lasquetty el pasado abril. El tiempo ha tenido que pasar para que, finalmente, no le diera la razón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento