El presidente del Puerto señala "conversaciones" con "al menos dos empresas" para reabrir el astillero

El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Manuel Fernández, ha manifestado este lunes que la institución que preside mantiene "conversaciones" con "al menos dos empresas" en torno a la reanudación de las operaciones en los astilleros del puerto hispalense, clausurados el 31 de diciembre de 2011 como consecuencia de la quiebra de la antigua sociedad gestora. Tras quedar desierto el concurso promovido en 2013 para ofertar la explotación del varadero y dique seco del antiguo astillero, Fernández espera que no se repita la "paradoja" de que la competencia de varias solicitudes motive un concurso público sólo para que al final el mismo quede desierto.
Visita a una de las operaciones de descarga de SISE.
Visita a una de las operaciones de descarga de SISE.
EUROPA PRESS

El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Manuel Fernández, ha manifestado este lunes que la institución que preside mantiene "conversaciones" con "al menos dos empresas" en torno a la reanudación de las operaciones en los astilleros del puerto hispalense, clausurados el 31 de diciembre de 2011 como consecuencia de la quiebra de la antigua sociedad gestora. Tras quedar desierto el concurso promovido en 2013 para ofertar la explotación del varadero y dique seco del antiguo astillero, Fernández espera que no se repita la "paradoja" de que la competencia de varias solicitudes motive un concurso público sólo para que al final el mismo quede desierto.

El pasado mes de noviembre, como se recordará, trascendía que había sido declarado desierto el concurso promovido por la Autoridad Portuaria de Sevilla, para adjudicar la una concesión administrativa correspondiente a la explotación y el mantenimiento del varadero y dique seco del puerto hispalense. La concesión en cuestión, según la documentación recogida por Europa Press, ofertaba un total de 12.000 metros cuadrados para actividades de reparación y certificación de buques con líneas complementarias de nueva construcción o modificado de embarcaciones, elementos flotantes, bloques navales o estructuras metálicas, así como el desguace y achatarramiento de naves.

Dicho concurso fue convocado por la Autoridad Portuaria al solicitar, primero la sociedad 'Sevilla Shipyard' e inmediatamente después la empresa 'Astillero del Guadalquivir', autorización para explotar las instalaciones del varadero y dique seco para acometer operaciones de reparación y modificación de buques. La concurrencia competitiva de dos solicitudes, en ese sentido, obligó a la Autoridad Portuaria a convocar el mencionado concurso, que habría cosechado interés por parte de al menos tres empresas pero que, finalmente, fue declarado desierto.

"hay algunas empresas interesadas"

Pasados unos meses desde aquel chasco, el presidente de la Autoridad Portuaria ha manifestado que, pese a todo, "hay algunas empresas interesadas" en hacerse con la explotación de las instalaciones del antiguo astillero sevillano. "Estamos hablando con varias. Hay al menos dos empresas interesadas, pero tenemos que defender el patrimonio público y no podemos vender barato", ha manifestado Manuel Fernández, quien avisa de que, si finalmente la institución que preside oferta de nuevo la explotación del varadero y el dique seco, lo hará con "condiciones que no podrán ser muy diferentes" a las del mencionado y fallido concurso.

En cuanto al fracaso de aquel concurso, ha manifestado su respeto por las "decisiones empresariales", pero no ha ocultado que no puede dejar de "pensar" en el "sorprendente" hecho de que "nos obliguen a convocar un concurso porque hay más de un interesado y después no se presenten". "Espero que no se de la paradoja de que tengamos que abrir otro procedimiento porque hay más de un interesado y luego no se presenten", se ha encogido de hombros el presidente de la Autoridad Portuaria.

Como es sabido, el astillero de Sevilla detuvo completamente su actividad el 31 de diciembre 2011 tras una larga agonía financiera y económica. Porque tras su segregación de la antigua sociedad naval 'Izar', extremo que separó al astillero hispalense de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), el astillero entró en una lenta deriva hasta su adquisición por parte de los Astilleros de Huelva. No obstante, el funcionamiento de los astilleros bajo la gestión de los empresarios onubenses tampoco prosperó y, finalmente, las instalaciones fueron clausuradas al finalizar 2011 al arrastrar la sociedad gestora una deuda de aproximadamente 193 millones de euros.

Así, el astillero de Sevilla cerraba tras casi 60 años de actividad y haber gozado de volúmenes de producción que, por ejemplo en los años 80, implicaban la contratación de hasta 5.000 personas. Desde entonces hasta ahora, no obstante, los astilleros sevillanos han albergado algunas operaciones puntuales, como la reparación del velero alemán Alexander von Humboldt.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento