El Ayuntamiento de Santiago aprueba un presupuesto de casi 101 millones para 2014, que PSOE y BNG rechazan por "irreal"

La oposición ve "opacidad" en la gestión y el alcalde acusa a PSOE y BNG de querer "que no haya presupuestos" como en las urbes que gobiernan
Pleno de Santiago para la aprobación de los presupuestos
Pleno de Santiago para la aprobación de los presupuestos
EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Santiago, con el voto único de los populares, ha aprobado este lunes el cuadro de personal para 2014 y un presupuesto de casi 101 millones de euros —cifra que asciende a 103,1 millones consolidados con los fondos del Auditorio de Galicia, Tussa e Incolsa—, que PSOE y BNG han rechazado por "irreal", al tiempo que han acusado al PP de pretender gestionar con "opacidad".

En concreto, los casi 101 millones de fondos que el Ayuntamiento gestionará en 2014 suponen un 8,2 por ciento más que en 2013. Además, se reservarán 55 millones para la sostenibilidad del gasto social, los servicios públicos básicos y la calidad de vida, así como 14 millones para políticas de inversión.

La concejala de Facenda del Ayuntamiento de Santiago, Cecilia Sierra, quien ha centrado buena parte de su intervención en denunciar la situación "heredada" del anterior gobierno local, ha reivindicado la rebaja del volumen de deuda gracias a la "buena gestión" y a la aplicación del plan de ajuste. Por ello, ha añadido, se pueden presentar para 2014 unos presupuestos "expansivos y dinamizadores".

En esta coyuntura, ha garantizado que el objetivo del gobierno que dirige Ángel Currás es "continuar rebajando" el endeudamiento. Así, los populares prevén que a finales de 2014 esta deuda se sitúe en los 50 millones de euros frente "a los 70", ha remarcado Sierra, que los populares se encontraron al tomar las riendas del Consistorio.

De este modo, la previsión es que la ratio de endeudamiento se fije en el 54,72 por ciento, menor al 75 por ciento fijado como límite. Además, las cuentas prevén una operación de endeudamiento de 6 millones, aunque, según se explicó en la presentación de las cuentas, la decisión de recurrir o no a dicho crédito aún no está adoptada.

En su intervención, Sierra ha repasado los "ejes" de los presupuestos y ha aludido al apoyo a la promoción y a la dinamización; a las políticas de carácter inversor; al fomento del empleo; a la sostenibilidad del gasto social, de los servicios públicos y de la calidad de vida; así como a la mejora de la eficiencia de la Administración y "política fiscal equitativa".

"opacidad" en la gestión

Los argumentos de los populares no han convencido a los portavoces locales de PSdeG, Francisco Reyes, y de BNG, Rubén Cela, que, tras desear la pronta recuperación del edil Luis García Bello —afectado por una infección respiratoria—, han criticado con dureza las cuentas diseñadas por el equipo de Currás, han reprobado su política de personal y han aludido a la situación de paro y cierre de empresas en la capital gallega, cuya situación ven "límite".

En esta coyuntura, Reyes ha negado que el presupuesto para 2014 tenga un carácter "social" y ha hecho hincapié en que los gastos en publicidad y propaganda "crecen un 38 por ciento" con respecto al "último presupuesto progresista" de Santiago, impulsado cuando Xosé Sánchez Bugallo estaba al frente en el Pazo de Raxoi.

El portavoz socialista ha manifestado que hay que desarrollar "un plan de empleo de verdad" y ha alertado de la emigración juvenil en la capital gallego, al tiempo que ha acusado a los populares de "hacer prácticamente imposible" el control de las modificaciones presupuestarias, en la misma línea que se ha pronunciado Cela.

"No se puede saber qué es lo que van a gastar y en qué", ha remarcado, poco después de que su homólogo nacionalista hiciese hincapié en la "opacidad" en la gestión presupuestaria de los populares. Asimismo, Cela ha subrayado que el presupuesto no tiene "nada de expansivo ni de dinamizador", toda vez que supedita "la inversión real a un hipotético crédito de 6 millones que, de pedirse, se hará a final de año".

"un grandísimo bluf"

"Es un grandísimo bluf, un presupuesto fantasma, lleno de medias verdades que, a veces, son peores que las mentiras", ha remarcado Cela, quien también ha aludido a la "caída en picado" de la previsión de recaudar impuestos en la ciudad, salvo en el apartado de tráfico, y ha acusado a los Gobiernos "amigos" del PP en la Xunta y en el Ejecutivo central de "estrangular" aún más a la capital de Galicia.

Convencido de que Compostela está "cada vez más parada y empobrecida", el portavoz nacionalista ha lamentado que "reciba el trato" de una ciudad "de tercera".

"No sé si ustedes también se encomiendan a Santa Teresa, pero lo que es seguro es que los vecinos de Santiago no se podrán encomendar a estos presupuestos", ha ironizado Cela, en alusión a las palabras del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

"los del no"

Frente a la postura explicitada por la oposición, todos los populares que intervinieron y el propio alcalde, Ángel Currás, han cargado contra la actitud de la oposición, a la que han afeado "la situación" en la que "socialistas y nacionalistas" dejaron el Ayuntamiento compostelano.

"Vemos que BNG y PSOE siguen siendo los del no; no quieren que aprobemos los presupuestos como en las ciudades en las que gobiernan y que haya unas cuentas expansivas para una ciudad que se merece otro trato, no el que le dieron ustedes durante muchos años", ha señalado Currás.

El alcalde ha aludido así al hecho de que, entre las principales ciudades, Lugo, con el socialista José López Orozco al frente contará este año con un presupuesto prorrogado, mientras que Ourense y Vigo, también con regidores socialistas, tampoco tienen aún cuentas para 2014.

En el polo opuesto, ha manifestao que el PP no permitirá que ocurra lo mismo en Santiago y, frente a las acusaciones de PSdeG y BNG, ha enfatizado que "la mayor deuda" se produjo cuando Bugallo estaba al frente del Consistorio.

En cuanto al desempleo y al cierre de empresas en la ciudad que denunció Cela, ha advertido que no es "culpa" del actual gobierno social, sino de la "quiebra" que dejó "el Gobierno de Zapatero", al que "los nacionalistas apoyaron en Madrid".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento