Hollande se separa de Trierweiler
Imagen de archivo de mayo de 2013 del presidente francés, François Hollande, y la que ya es su expareja Valérie Trierweiler. EFE

El presidente francés, François Hollande, ha anunciado este sábado "el fin de su vida en común" con la que hasta ahora era su pareja y primera dama de Francia, Valérie Trierweiler.

'Le Journal du Dimanche' informó de que la pareja tomó la decisión de separarse durante un almuerzo el pasado jueves El jefe del Estado comunicó su decisión después de que hace dos semanas un semanario revelara que tiene una relación sentimental con la actriz Julie Gayet y lo hizo a través de una declaración a la agencia France Presse.

En un texto donde matiza que se trata de una explicación a título personal y no en calidad de jefe de Estado, puesto que se trata de su "vida privada", François Hollande anunció: "Hago saber que he puesto fin a la vida en común que compartía con Valérie Trierweiler".

La expectación se incrementó este sábado por la mañana cuando varios medios digitales aseguraron que Hollande tenía previsto anunciar este sábado su separación, pero el Palacio del Elíseo rechazó durante todo el día dar información alguna.

La edición digital de Le Journal du Dimanche (JDD) informó de que la pareja tomó la decisión de separarse durante un almuerzo que mantuvieron el pasado jueves y aseguró que los dos optaron por "acabar con su vida conyugal".

Poco después de que la revista francesa Closer publicara las fotografías que constataban la supuesta relación del presidente francés con Gayet, Trierweiler ingresó en una clínica, según la prensa gala con síntomas de depresión tras conocer la supuesta aventura de Hollande. Seis días después abandonó el hospital para guardar reposo en la residencia oficial de La Lanterne, cerca de Versalles.

Dos semanas de rumores y especulaciones

Sin haber confirmado esa relación con Gayet, el presidente se ha esforzado desde entonces por mantener un perfil profesional, a lo que no han ayudado revelaciones sobre la presunta larga duración del romance con Gayet, que podría haber comenzado antes de que el jefe de Estado socialista llegara al cargo.

Hasta hubo un rumor sobre un presunto embarazo de Gayet nacido en las redes sociales, cuyo efecto multiplicador fue viral en cuestión de pocas horas.

Por eso Hollande escenificó en su comparecencia ante la prensa del día 14 un despliegue de razones políticas y económicas que justificaran su permanencia en el cargo, como timonel de un programa destinado a sacar a Francia de la crisis, más allá de los focos puestos en su vida sentimental.

El desvío del interés de los medios por su vida personal ha guiado si cabe con más empeño que nunca que desde que llegó al cargo el comportamiento de un presidente que se quiso desde el principio "normal" para diferenciarse con su predecesor, Nicolas Sarkozy, al que criticó por airear en los medios detalles privados de su relación con la exmodelo y cantante Carla Bruni.

El anuncio de su ruptura con Trierweiler permite además que la ex primera dama viaje este domingo hacia la India en una misión de carácter humanitario que se había convertido en la prueba de si la relación con Hollande tenía alguna posibilidad de arreglo y que ahora protagonizará la periodista a título de persona privada.