Unidades especiales de la Guardia Civil han liberado esta madrugada en Lalín (Pontevedra) a un empresario gallego que llevaba seis días secuestrado en un cobertizo de la aldea de Xar y han detenido a siete personas en la operación, según han informado fuentes de la investigación. Los cabecillas de la banda eran un padre y un hijo que pidieron 70.000 euros de rescate.

Fue el pasado día 18 cuando la organización secuestró el Betanzos al empresario, de entre 30 y 40 años, al que engañaron con un falso negocio de la madera y le llevaron hasta un bosque alejado de la vivienda familiar, ha informado la Guardia Civil.

Una vez allí lo introdujeron por la fuerza en el maletero de un vehículo y lo trasladaron a un primer cobertizo, donde, según han señalado fuentes de la investigación, pensaban retenerlo durante muy poco tiempo convencidos de que la familia pagaría inmediatamente el rescate, dado que no era muy elevado.

Sin embargo, dado el frío y la humedad del lugar, los secuestrados decidieron trasladar al empresario a otro cobertizo anexo a la vivienda de uno de los secuestradores, donde le mantuvieron encapuchado y maniatado en un habitáculo de dos metros por uno y en condiciones infrahumanas.

Bajo la vigilancia de un matrimonio de unos 60 años y de otros dos hombres, todos ellos detenidos, el empresario ha permanecido en esas condiciones casi una semana, mientras la familia recibía constantes amenazas de que su allegado iba a ser asesinado o iba a sufrir amputaciones graves.

Denuncia a la Guardia Civil

Un día después del secuestro, la familia denunció a la Guardia Civil el hecho, por lo que unidades de investigación criminal de este cuerpo en A Coruña y del Equipo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO) se desplazaron a Galicia.

Tras comprobar que el plazo dado por los secuestradores para pagar el rescate expiraba este viernes y, una vez localizado el lugar, los agentes de la Unidad Especial de Intervención (UEI) irrumpieron la pasada madrugada en el cobertizo, liberaron al empresario y detuvieron en total a siete personas, todas ellas de nacionalidad española y con edades próximas casi todos a los 60 años.

Durante la operación, en la que ha sido incautada una pistola, la Guardia Civil ha detenido a un padre y un hijo en Melide (A Coruña) cuando intentaban darse a la fuga y embistieron al vehículo policial mientras les perseguían. Fuentes de la investigación han señalado que el padre es el cerebro del secuestro, planeado desde hace más de tres años.

Ambos cuentan con antecedentes policiales y penales por extorsiones anteriores, un delito que la banda ha ido perfeccionando hasta el punto de llegar a dejar muy pocas pistas para entorpecer la investigación. La gestión del rescate permitió a los agentes tirar de un hilo que les condujo a la localización del empresario en un lugar de muy difícil acceso, que además era vigilado por los secuestradores con importantes medidas de seguridad.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.