Un conductor de 22 años ha sido acusado de un presunto delito de omisión del deber de socorro, tras atropellar a un peatón, darse a la fuga, y volver más tarde al lugar de los hechos, donde intentó engañar a los agentes afirmando que había visto el coche pero no recordaba ni la marca ni la matrícula.

Según informó ayer la policía de la localidad madrileña de Coslada, donde tuvieron lugar los hechos, el atropellado que cruzaba por un paso de peatones, es un joven de 19 años que tuvo que ser atendido en el hospital por traumatismo cráneo-encefálico, pero posteriormente fue dado de alta.

La policía descubrió su autoría al encontrar el espejo izquierdo de su vehículo en el lugar del siniestro

El siniestro ocurrió en la madrugada del sábado, y el acusado J.A.G.S, manifestó a los agentes que huyó del lugar porque había tomado tres cervezas y temía que le sancionaran.

Positivo por alcoholemia 

No obstante y pasado un tiempo volvió al lugar del siniestro y casualmente fue preguntado por uno de los agentes que también interrogó a otros jóvenes que estaban por allí por si podían aportar algún dato.

J.A.G.S le indicó que había sido testigo del accidente y había visto la dirección que había tomado el coche, pero que no recordaba ni la marca, ni el modelo, ni la matrícula.

La policía descubrió su autoría al encontrar el espejo izquierdo de su vehículo en el lugar del siniestro, averiguar a que automóvil pertenecía, localizarlo, verificar que le faltaba el citado espejo, y encontrar a su dueño, que dio positivo en la prueba de alcoholemia.