Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel (centro), conversa con el ministro germano de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier (izda), durante el Consejo de Ministros celebrado en la Cancillería en Berlín. Kay Nietfeld/ EFE

La fiscalía general alemana se plantea abrir un proceso en contra de Estados Unidos debido a las escuchas que hicieron los servicios secretos de ese país a uno de los teléfonos móviles de la canciller, Angela Merkel, indica la revista Der Spiegel en su edición de la próxima semana.

Según la revista, el fiscal general, Harald Range, examina desde hace meses si hay suficientes indicios para abrir un sumario por el espionaje realizado en suelo alemán.

Der Spiegel asegura que la fiscalía divide el tema en dos campos. Por un lado, está el tema de la recolección sistemática de datos telefónicos de ciudadanos alemanes por los servicios secretos alemanes y, por otro, el caso concreto del espionaje a Merkel.

Críticas a la justicia alemana

Mientras que en el primer caso, la fiscalía considera que no hay suficiente material para abrir un proceso, en el segundo caso Range considera seriamente la posibilidad de empezar a investigar, lo que además le permitiría salir al paso de críticos que sostienen que la justicia alemana da un trato especial a EEUU. El espionaje estadounidense en Alemania y las escuchas a Merkel han creado turbulencias en las tradicionalmente buenas relaciones bilaterales.

Las escuchas a Merkel han creado turbulencias en las tradicionalmente buenas relaciones bilaterales

El presidente de EEUU, Barack Obama, intentó calmar los ánimos con una entrevista exclusiva a la Segunda Cadena de la Televisión Alemana (ZDF), emitida el pasado sábado, en la que aseguró que mientras él sea presidente Angela Merkel no será espiada por sus servicios secretos.

Un proceso contra EEUU

Por ello, el gobierno de Merkel tiene la esperanza de que la fiscalía haga uso de una disposición del código de procedimiento penal -artículo 153 apartado D- que le permite omitir investigación penal en el caso de que esta puedan acarrear un grave daño a la República Federal de Alemania.