El actor Idris Elba.
El actor Idris Elba, en la presentación en Londres de 'Mandela: del mito al hombre'. GTRES

Al descolgar el teléfono, uno no sabe qué Idris Elba encontrará al otro lado de la línea. ¿Será el encantador y parlanchín Nelson Mandela de Mandela: del mito al hombre, o el duro y hermético Stringer Bell de The Wire? Por desgracia para el entrevistador, o Elba acaba de levantarse de la siesta de muy malas pulgas o es que, definitivamente, no le gustan demasiado las entrevistas.

¿Debo felicitarle o mandarle mis condolencias por haber encarnado a Nelson Mandela? ¡Debe de ser muy duro y exigente dar vida a alguien tan conocido y admirado!
Fue un reto enorme. Es muy difícil encarnar a una figura histórica, a un hombre del que todo el mundo sabe tantas cosas, y sobre todo es muy complicado hacerlo recorriendo toda su larga vida.

"Transmitir la espiritualidad de Mandela mezclada con sus conflictos fue mucho más duro que imitar sus gestos"¿Qué cuesta más: parecerse e imitar a Mandela o mostrar nuevas caras de su personalidad?
Transmitir su humanidad. Mandela era como un santo, una figura divina en la vida real, y transmitir esa beatitud y espiritualidad con las urgencias y conflictos de un ser humano fue más duro que imitar sus gestos, o su forma de andar y de hablar.  

Habla de encarnar a una persona durante toda su vida. ¿Qué etapa le resultó más difícil?
Su juventud, porque prácticamente no sabemos nada de esa época. Del Mandela anciano sabemos mucho: hemos leído sus entrevistas, visto sus fotos y vídeos. Hay mucho material porque ya era muy famoso. En cambio el joven era un desconocido, y retratar esa época requirió mucho esfuerzo e imaginación.

Hacer de Mandela en una película debe ser un sueño para cualquier actor negro. ¿Qué pensó cuando supo que era usted el elegido?
Leí que estaban preparando una película, pero no me hice demasiadas ilusiones. Luego empezaron los rumores, supe que estaban haciendo las primeras pruebas... Y, finalmente, se pusieron en contacto con mi agente. Hice lo que me pidieron y se quedaron conmigo. ¿Por qué yo? Sólo podrá decírtelo el director, pero tendrá algo que ver con mi físico: Mandela era alto y grande, y yo también lo soy.

Además de leer el guión, y el libro autobiográfico en el que se basa la película, ¿cómo se acerco al personaje?
Decidí irme un tiempo a Sudáfrica para conocer la historia del país, la huella de Mandela y los lugares en los que sucedieron algunos momentos clave de su vida. Fueron unos tres meses de bastante trabajo, completados con varias biografías e infinidad de documentales.

El personaje de Winnie Mandela tiene un enorme peso en la película. ¿Llegó a conocerla?
Sí.

Winnie Mandela me dio ánimos: había visto 'The Wire' y me dijo que trabajo bien¿Y es tan fuerte y bella como en el cine?
Es una gran mujer. Una persona muy abierta, que estuvo encantada de darme un montón de información. Me dijo que sería un buen Mandela, porque había visto The Wire y le gustaba cómo trabajaba. En general me dio muchos ánimos, y me contó algunas buenas historias sobre su vida en común que me ayudaron a hacer a Mandela más humano y real.

Hablando de The Wire o de Luther... En esas series dio vida a personajes más oscuros que Mandela. ¿Más divertidos, también?
Diferentes. No sé decir si Mandela es más aburrido o divertido... Creo que los tres son complejos, interesantes y bien construidos. En realidad, no me importa si el personaje es mejor o peor persona, sino su complejidad.

Qué ha aprendido encarnando a Mandela?
Que la gente puede perdonar cualquier cosa. Mandela es un ejemplo de que todo puede resolverse con esfuerzo, paciencia, comprensión y perdón. Hizo el milagro de lograr que un país que había vivido una de las épocas más oscuras de la humanidad saliera adelante.

¿Se imagina viviendo en la Sudáfrica del apartheid?
No, pero debió ser muy duro. Increíble. Es increíble que hace menos de 30 años sucedieran esas cosas.

Ha vivido en Inglaterra y EE UU. ¿Alguna vez ha experimentado algún episodio racista?
Nunca, de verdad. Entre otras cosas, por la lucha y el ejemplo de gente como Mandela.

Actor de éxito, famoso y DJ. Leí que viene mucho a pinchar a Ibiza.
Sí, y es una experiencia muy distinta a la de actuar. La música es uno de mis primeros amores, y estoy muy feliz de poder seguir trabajando con ella.

¿Qué música suele poner?
De todo tipo, depende del momento de la noche... Aunque, sobre todo, me gusta el House. Sobre Ibiza... Puedo asegurarte que es bella y divertida.

¿Qué hace en Ibiza cuando pasa por ahí?
Este verano fui todos los fines de semana, pero no me sobraba el tiempo... No lo sé. ¿Vivir su magia?