pixel blanco
|
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fijó el domingo cinco principios para la normalización de la vida política en el País Vasco, entre ellos un total respeto a la ley de partidos y la búsqueda de un acuerdo plural que debe tener como requisito previo el fin de toda violencia o amenaza

Zapatero fijó esos principios en la clausura de la Conferencia municipal y foral celebrada por el PSE en Vitoria, y que supone su primera visita al País Vasco desde el fin del alto el fuego de ETA con el atentado perpetrado en el aparcamiento de la T-4 del aeropuerto de Barajas el pasado 30 de diciembre.

El jefe del Ejecutivo enumeró los cinco principios que cree esenciales para el futuro de Euskadi:

  • Para hablar de paz hay que olvidar la violencia.
  • Respeto de la ley de partidos para concurrir a las elecciones.
  • El futuro del País Vasco ha de ser un acuerdo plural entre partidos.
  • El PSOE apostará por ese acuerdo, pero no dará "un paso adelante" mientras persista la violencia.
  • Zapatero mantiene "intacta" su determinación de lograr la paz.

Zapatero preguntó a los que usan la violencia qué es lo que temen y detrás de qué se refugian para no ser capaces de usar sólo la palabra.

La democracia ha demostrado (...) su gran capacidad de superación, hasta en los momentos más duros

Subrayó que con la palabra y con el respeto a la libertad siempre se avanza, y recordó que la democracia ha demostrado históricamente ("y puede demostrar en el futuro", precisó) su gran capacidad de integración y de superación "hasta en los momentos más duros que haya podido vivir un pueblo".

Alabó que el PSE sea "una fuerza imparable", y aseguró que esta formación está repleta de "gente valiente de buena fe", que, a su juicio, es la que gana la convivencia pacífica.

"Gracias por trabajar en favor de la paz, por combatir el odio, por resistir a los violentos y a los ataques a nuestras sedes, por soportar a los que, incomprensiblemente, os llevan a los tribunales simplemente por buscar la paz", dijo en referencia a las denuncias presentadas por el PP y el Foro Ermua contra los dirigentes del PSE Patxi López y Rodolfo Ares por reunirse con representantes de la ilegalizada Batasuna.

También agradeció al PSE que no utilice nunca a las víctimas del terrorismo y por "soportar que otros lo hagan".

Zapatero se mostró convencido de que en el País Vasco crecen el PSE y la razón democrática, de que la inmensa mayoría de vascos no consiente que se pueda seguir manchando la identidad y la historia de un pueblo, y de que es "imparable" que crezca la determinación del fin de la violencia.