La agencia Moody's Analytics ha emitido un informe en el que asegura que España ha logrado emerger de la recesión, pero aún se enfrenta a un "débil recuperación", ya que la agencia espera que el Producto Interior Bruto sólo crezca "modestamente" este año, alrededor de un 0,6%, antes de repuntar un poco hasta alrededor del 1% en 2015.

Sin embargo, en esas perspectivas tímidamente optimistas hay un riesgo que la agencia contempla expresamente en el informe: la independencia de Cataluña.

En el apartado dedicado a los riesgos que pueden acompañar a España en ese proceso de recuperación, en el que se deja claro, sin embargo, que cada vez hay menos o que están "a la baja", se habla de la posibilidad de que "Catalunya se separe de España" y advierte de que ésto "podría desalentar la inversión extranjera y los negocios".

"La secesión tendría un impacto negativo importante en la economía de España", asegura el informe, que argumenta que "Cataluña representó el 19% de la producción económica total de España en 2010, la mayor proporción entre las regiones administrativas del país".

Existe la posibilidad de que algunos bancos españoles podrían necesitar capital adicional Pero los riesgos de que la independencia afectara gravemente a la economía también estarían presentes para la propia Cataluña, que "también podría sufrir, poniendo en peligro los vínculos comerciales y financieros de que goza en el marco de la Unión Europea y la zona euro", asegura el estudio, que recuerda además que "Cataluña también tendría que asumir una parte de la deuda pública de España".

En el informe, Moody's explica que los partidos catalanes han pedido en Madrid la celebración de un referéndum pero que el gobierno central lo considera "inconstitucional". "La presión al Gobierno de España para permitir un referéndum en Cataluña podría crecer si los políticos independentistas ganan más representación a las elecciones europeas de mayo. "La presión también puede aumentar si la población de Escocia vota el septiembre a favor de marchar del Reino Unido", añade el análisis.

La consultora Moody's también repasa otros posibles riesgos para la economía de nuestro país, como que la recuperación de España sea demasiado débil para evitar un período de deflación severa, lo que podría llevar al país a un nuevo "círculo vicioso donde la caída de precios hace que las empresas reduzcan la producción, presionando a la baja sobre los salarios y la demanda, dando lugar a nuevos descensos de precios". 

"También existe la posibilidad de que algunos bancos españoles podrían necesitar capital adicional a pesar de que el plan de rescate ha terminado", asegura, a la par que pone el ojo en el informe que emita el BCE sobre la salud de los bancos españoles.

Demasiada compra de deuda soberana

Moody's Analytics de que el reciente aumento de la deuda soberana doméstica en las carteras de los bancos españoles es "insostenible", según recoge en un análisis sobre las perspectivas de España, cuya economía ha pasado de "una situación de recesión a una recuperación débil".

El proveedor de investigaciones, datos, y herramientas de análisis apunta que muchos bancos usaron el dinero obtenido en las inyecciones de liquidez a largo plazo que realizó el Banco Central Europeo (BCE) a finales de 2011 y principios de 2012 para comprar deuda española.

En este sentido, explica que las entidades tomaron está decisión porque estos bonos se pueden usar como colaterales para obtener financiación a bajo coste del BCE y porque la regulación los trata de forma menos exigentes que otros tipos de deuda. "Los bancos pueden tener toda la que deseen y los requisitos de capital asociados son relativamente bajos", explica.

Debil recuperación

El proveedor de investigaciones, datos, y herramientas de análisis señala que las exportaciones liderarán la recuperación, mientras que la reducción del endeudamiento de los hogares y las empresas, el elevado desempleo, la corrección del mercado inmobiliario y la escasez de crédito lastrarán el crecimiento.

En este sentido, añade que las exportaciones se beneficiarán del repunte cíclico global y de la mejorada competitividad, por lo que espera que la recuperación de los socios comerciales más importantes de España, como Francia, Alemania, Portugal, Italia y Reino Unido, impulsen la demanda.

Asimismo, señala que España se enfrenta a un periodo breve de "suave deflación" similar al que experimento entre marzo y octubre de 2009. Moody's advierte de que si la deflación se prolonga podría evitar que la recuperación cogiera impulso.

"Los hogares y las empresas tendrían dificultades para pagar sus prestamos actuales, impulsándoles a reducir o posponer el gasto. Del mismo modo, la deflación haría más difícil que el Gobierno pueda reducir su deuda, incrementando las presiones para reestruturarla y/o austeridad fiscal. España, con elevados niveles de deuda pública, es particularmente vulnerable", advierte.