Investigación biomédica
El Parque de Investigación Biomédica de Barcelona, donde se encuentra el Centro de Medicina Regenerativa y el Centro de Regulación Genómica, entre otros. ACN

El director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CRMB), Juan Carlos Izpisúa, ha dimitido por falta de apoyo financiero y político por parte de los gobiernos catalán y español, según ha avanzado El País y han confirmado fuentes del centro.

El CMRB está en entredicho puesto que con la marcha de su director, considerado un referente mundial de la investigación con células madre, perderá la mayoría de sus proyectos pues 18 de los 21 proyectos del centro son propiedad intelectual de Izpisúa y se los llevará.

Una de las últimas investigaciones del equipo de Izpisúa, quien también trabaja en el Instituto Salk de Estudios Biológicos de La Jolla, en California (EE UU), y ha publicado alrededor de 200 artículos científicos, fue la creación en el laboratorio de mini-riñones, ha sido considerado como uno de los diez hitos científicos de 2013 por la revista Science.

El centro se quedará prácticamente sin proyectos de investigaciónEl CMRB surgió en 2004 como una de las mayores apuestas en investigación del Govern de la Generalitat de entonces, formado por el tripartito de PSC, ERC e ICV-EUiA, después de la aprobación en 2003 de la ley de reproducción asistida que hizo posible investigar con embriones humanos y células madre.

La creación del centro, con financiación de Generalitat y Gobierno, fue aprobada por el Ministerio de Sanidad y Consumo —actual Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad—, con la misión básica de investigar con células madre embrionarias y células pluripotentes inducidas para buscar aplicaciones de la medicia regenerativa en enfermedades degenerativas.

El fichaje del investigador, nacido en Hellín (Albacete) en 1960, fue defendido por la Generalitat como parte de su póquer de científicos incorporados en los últimos años para desarrollar ambiciosos proyectos de investigación biomédica en Cataluña, junto con el de Manuel Perucho como director del Instituto de Medicina Predictiva y Personalizada del Cáncer (IMPPC), Joan Massagué como codirector del instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB) y Manel Esteller como director del Programa de Investigación de Epigenética y Biología del Cáncer del Instituto Catalán de Oncología (ICO).

Niegan recortes presupuestarios

La decisión ha sido aceptada por unanimidad por el Patronato en su última reunión celebrada este lunes y ha nombrado como su sucesor en el cargo a Ángel Ray, quien había sido coordinador científico del CMRB y que es profesor de investigación de ICREA, según ha precisado el centro, que recibe 1,7 millones de euros anuales del Ministerio de Salud y la misma cantidad de la Generalitat. "El presupuesto de este centro no ha disminuido", han dicho fuentes del Ministerio de Economía.

Los gobiernos catalán y español atribuyen su marcha al cambio de modelo del centro"No es un problema de financiación", han insistido y el Govern también ha descartado que la renuncia de Izpisúa se deba a motivos económicos. Sin embargo, los ingresos del centro sí se han reducido, en concreto, un 16,8% en los últimos cuatro años, al pasar de los 7,24 millones de euros que constan en los presupuestos de la Generalitat de 2010 hasta los 6,02 millones reflejados en el proyecto de cuentas para este año.

El descenso en los fondos se ha producido especialmente en el capítulo 7 que recoge las trasferencias de capital, que caen de los 1,13 millones a tan solo 9.500 euros, ya que el capítulo 4 y que incluye las transferencias corrientes se mantiene estable y pasa de 6,10 a 5,95 millones.

Un nuevo modelo en el CMRB

"Más que una renuncia hablaría de mutuo acuerdo" motivado por la intención de llevar a cabo un proyecto diferente en el centro, según ha precisado el director general de Planificación e Investigación en Salud de la Consejería de Salud de la Generalitat, Carles Constante.

En ese sentido, ha añadido que el nuevo modelo está marcado por una "voluntad de transnacionalidad" para situar la investigación tan cerca del ciudadano como sea posible, un contexto muy diferente al de 2004, cuando el centro nació como pionero en el campo de la medicina regenerativa.

La producción científica catalana ha aumentado un 30% en tres añosEl relevo pretende conseguir "un nuevo modelo de centro, con financiación más competitiva y un enfoque más trasnacional" que pueda convertirse en un referente para el conjunto de investigadores. Además, el CMRB comparte espacio con otros centros focalizados en el mismo tipo de investigación.

Por otra parte, fuentes cercanas al patronato, han señalado que Izpisúa estaba en situación de incompatibilidad, ya que "el contrato con el CMRB exige exclusividad en España y, sin embargo, mantenía su empleo en el Salk Institute de California". Además, parece ser que "ha habido problemas, que se están estudiando, con la propiedad intelectual industrial de algunas patentes del centro", que "se relacionaban más con el Salk Institute", es decir, que algunas patentes del CMRB podrían estar "bastante vinculadas al instituto californiano".

En cualquier caso, "la marca Cataluña en investigación no depende de una persona" únicamente, pues los investigadores catalanes son responsables del 7,8% de la investigación a nivel europeo y el 2,8% a nivel mundial, gracias a un aumento de la producción científica de hasta el 30% en los últimos tres años.

Los médicos lamentan su marcha

La exconsellera de Salud de la Generalitat y diputada del PSC, Marina Geli, una de las artífices del fichaje de Izpisúa en 2004, ha reclamado al Govern que abra de nuevo conversaciones con el investigador para lograr que siga en Cataluña pues es "uno de los científicos más relevantes del mundo en medicina regenerativa" y sus hallazgos han abierto perspectivas clínicas para el tratamiento de patologías renales, cardiacas y neurológicas a través de las células madre.

Los médicos advierten de las consecuencias de la marcha de IzpisúaEl presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha calificado de "gran pérdida" para España la dimisión de Izpisúa, uno de los investigadores españoles de mayor prestigio internacional.

En una rueda de prensa del Foro de la Profesión Médica, Rodríguez Sendín ha lamentado la renuncia de "un científico de la calidad y la categoría" de Izpisúa y ha señalado que los trabajos que está llevando a cabo en España "se van a perder en buena parte", lo que acarreará "grandísimos costes".

También ha valorado la marcha del investigador el Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, quien ha asegurado que la dimisión de Izpisúa es una "mala noticia" para la Marca España.

En una entrevista en Los Desayunos de Televisión Española, Espinosa de los Monteros ha afirmado que "no es buena noticia" que investigadores españoles reciban ofertas de otros países.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.