El 'affaire Hollande' y sus implicaciones en la vida personal y política del presidente galo

  • La pasada semana una revista del corazón, 'Closer', reveló los supuestos encuentros secretos del presidente de Francia con la actriz Julie Gayet.
  • La actual pareja de Hollande está hospitalizada por ansiedad.
  • La sociedad y la prensa francesas cuestionan la seguridad con la que Hollande acudía a las citas y se preguntan por el piso, vinculado con la mafia corsa.
  • Hollande: "Los asuntos privados se tratan en privado".
Imagen de archivo del presidente francés François Hollande y su pareja Valerie Trierweiler.
Imagen de archivo del presidente francés François Hollande y su pareja Valerie Trierweiler.
EFE/EPA/IAN LANGSDON

El presidente galo, François Hollande, intenta resolver estos días una difícil papeleta que afecta tanto a su faceta institucional como a la personal.

Las revelaciones de una revista del corazón sobre el supuesto affaire con una actriz y la hospitalización de su pareja han causado un profundo impacto en la sociedad francesa. Estas son las claves de la crisis que toca de lleno al Gobierno galo:

La 'noticia bomba'

La revista Closer, la misma que en 2012 publicó unas fotos de la duquesa de Cambridge en topless, dio la exclusiva el pasado viernes sobre un supuesto romance entre François Hollande y la actriz Julie Gayet. En marzo de 2013 ya hubo rumores al respecto y la intérprete anunció una demanda. Closer ofrece detalles sobre los encuentros secretos de la pareja, fotos y argumentos de otras publicaciones como Le Monde y Express que ya habían hablado sobre las discretas salidas de palacio Hollande. La portada, con el titular El amor secreto del presidente, enfureció a Hollande, que en un primer momento amenazó con una querella.

La prensa y los presidentes

Los medios galos han respetado bastante la vida privada de sus mandatarios. Y aunque la cosa empezó a cambiar en 1994 con el socialista François Mitterrand, cuando Paris Match publicó unas fotografías de su hija ilegítima, Mazarine, estas revelaciones no han supuesto grandes crisis de popularidad. En el caso de Hollande, hasta se han dado datos como que "el guardaespaldas (...) les compra croissant para el desayuno". Closer ha duplicado sus ventas en papel y ha visto incrementar en un 713 % las visitas registradas en su edición digital, hasta alcanzar un tráfico de 1,4 millones de personas.

La cuestión de la privacidad

Muchos políticos han apoyado a Hollande, incluso algunos en el otro extremo ideológico, como Marine Le Pen. "A partir del momento donde eso no le cuesta un centavo a los contribuyentes, cada uno tiene el derecho a que se respete su vida privada", ha asegurado. El pasado mes de abril, los ministros del Gobierno hicieron público su patrimonio como gesto de transparencia y recibieron críticas de la oposición por considerarlo una intromisión en la vida privada. Hollande también cree esto es un ataque a su privacidad.

El estado civil del presidente

Ha sido un tema de debate desde que Hollande accedió a la presidencia. No está casado con su actual compañera, Valérie Trierweiler (48 años, divorciada en dos ocasiones), pero tampoco lo hizo con la anterior, la exlíder del Partido Socialista francés Ségolène Royal, con quien tuvo cuatro hijos. Hollande y Royal anunciaron su separación en 2007, aunque algunas informaciones sitúan el comienzo del romance con Trierweiler en 2006 (no se oficializó hasta 2010). La prensa gala ha vuelto a poner sobre la mesa el tema sobre el no matrimonio de Hollande, algo que incluso sacó a relucir la ex primera dama Carla Bruni tras salir del Elíseo: "Es más fácil ser la esposa legítima del jefe del Estado que su pareja".

La 'primera dama'

Esta figura no tiene ningún estatuto legal en Francia. Trierweiler siempre dijo que no le gustaba ese término y que, a pesar de que estaba dispuesta a asumir el rol de sus predecesoras, quería mantener su "independencia económica". Es periodista y colabora como medios como Paris Match, cuya próxima portada le tiene reservado este titular: "La primera dama en la tormenta". En una de sus cuentas de Twitter —tiene dos, una vinculada a la presidencia y una personal— se le denomina primera dama; en la web del Elíseo, "compañera" de Hollande. Tiene un gabinete de cinco personas pagado con dinero público (19.742 euros al mes), al igual que algunos de sus desplazamientos, considerados oficiales, y su dispositivo de seguridad. Algunos rivales políticos de Hollande han pedido de nuevo que se aclare su estatus y la prensa francesa también se pregunta por el papel de la consorte.

¿Un piso de la mafia?

Una de las informaciones más espinosas sobre los supuestos encuentros de Hollande y Gayet tiene que ver con el piso en el que se reunían. Pertenecía a la actriz Emmanuelle Hauck, amiga de Gayet y exesposa de Michel Ferracci, condenado en noviembre a 18 meses de prisión por "abuso de confianza" en la investigación abierta por el círculo de juego parisino Wagram, que durante décadas se utilizó para financiar el tren de vida de personajes históricos de la mafia corsa.

La seguridad de Hollande

Otro de los asuntos polémicos tiene que ver con la seguridad del presidente. La prensa francesa ha lanzado la voz de alarma sobre el tema, ya que, según lo publicado, Hollande se desplazaba al apartamento en cuestión acompañado solamente por dos agentes, en una pequeña moto y aparentemente sin el conocimiento de la jefa de su dispositivo especial de protección (GSPR), Sophie Hatt. El ministro del Interior francés, Manuel Valls, ha asegurado que la seguridad de Hollande "no se ha visto nunca amenazada", si bien ha dicho que el Grupo de Seguridad de la Presidencia es un organismo "autónomo" y que "si decide ir a un sitio, es su responsabilidad".

Apariciones públicas

Este martes, Hollande ha protagonizado una comparecencia de prensa para hablar sobre asuntos económicos, pero el affaire personal se ha terminado colando en las preguntas ya que, entre otras cosas, Trierweiler sigue hospitalizada por un cuadro de ansiedad. Hollande ha asegurado ante casi 700 periodistas que tiene "un principio, que los asuntos privados se traten en privado, con una intimidad respetuosa de cada uno". La última vez que Trierweiler acudió a un acto oficial en compañía de Hollande fue el pasado 7 de enero, y su siguiente convocatoria está prevista para el 11 de febrero, fecha de un viaje a Estados Unidos para reunirse con el matrimonio Obama.

La popularidad de Hollande

Está en horas bajas. El pasado mes de diciembre, según una encuesta de Ifop para el semanario Le Journal du Dimanche, la popularidad de Hollande había subido dos puntos en el último mes, hasta el 22%. Este porcentaje supone una diferencia de 35,6 puntos desde que fue elegido presidente; Hollande cuenta con el récord negativo de aprobación de un presidente francés desde la Segunda Guerra Mundial, un 15%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento