Irak impone medidas de emergencia para proteger las elecciones
Reuters Reuters

La votación comenzó para los iraquíes en el extranjero. En Australia, grupos de iraquíes bailaban en las calles, mostrando orgullosamente la tinta azul de sus dedos que demostraba que habían depositado los primeros votos de los comicios.

'Cuando miro la tinta de mi dedo veo una marca de libertad', dijo Kassim Abood frente a una cabina de votación en un almacén de muebles abandonado en el oeste de Sidney. 'No creía que viviría lo suficiente como para ver este momento'.

El Gobierno de Irak está imponiendo extraordinarias restricciones de seguridad para intentar proteger los comicios. Las fronteras terrestres están cerradas desde el viernes, y los viajes entre provincias dentro del país también están prohibidos.

Se ha anunciado además un toque de queda ampliado en la mayoría de las ciudades, desde las siete de la tarde hasta las seis de la mañana.

En el sur de Bagdad, un coche bomba explotó cerca de una comisaría, matando a cuatro civiles, dijo la Policía.

La Policía y los soldados iraquíes han sido blanco frecuente de los insurgentes antes de las elecciones.

Las guerrillas también han detonado bombas en varios colegios que iban a utilizarse como centros electorales y han atacado a responsables electorales y miembros de la mayoría chií de Irak, que se prevé que refuerce su nueva influencia política a través de los comicios.

Desde el miércoles, al menos 48 iraquíes y siete soldados de Estados Unidos han muerto en ataques de la insurgencia. Un accidente de helicóptero también acabó con la vida de 31 estadounidenses el miércoles, el incidente más mortífero de la guerra para el Ejército de EEUU.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha instado a los iraquíes a 'desafiar a los terroristas' y votar en las primeras elecciones del país desde que una invasión liderada por EEUU derrocó a Sadam Husein en abril de 2003.

/Por Andrew Marshall/