Aplazan de nuevo el juicio a Morsi por su incomparecencia

  • Morsi no pudo ser trasladado desde la prisión de Burg al Arab por el mal tiempo que impidió despegar al helicóptero en el que iba a viajar.
  • Morsi iba a comparecer junto a catorce altos dirigentes de Hermanos Musulmanes y tiene pendientes otros cargos como el de revelar información clasificada.
  • El juicio llega entre protestas de los partidarios del exmandatario diez de los cuales han dido detenidos por la policía en varios disturbios.
Policías antidisturbios egipcios permanecen tras una alambrada de espino durante antes de ser suspendida la segunda sesión del juicio contra el expresidente egipcio Mohamed Mursi en la Academia de Policía.
Policías antidisturbios egipcios permanecen tras una alambrada de espino durante antes de ser suspendida la segunda sesión del juicio contra el expresidente egipcio Mohamed Mursi en la Academia de Policía.
Khaled Elfiqi / EFE

El tribunal que juzga al depuesto presidente Mohamed Morsi pospuso este miércoles hasta el próximo 1 de febrero la segunda sesión de su proceso por instigar al asesinato de manifestantes, debido a su incomparecencia, informaron los medios estatales (la policía comunicó en un primer momento que el expresidente estaba ya en el tribunal).

Morsi no pudo ser trasladado a la Academia de Policía, en las afueras de El Cairo, desde la prisión de Burg al Arab, en Alejandría, por el mal tiempo que impidió despegar al helicóptero en el que iba a viajar.

El derrocado presidente egipcio Mohamed Morsi debía haber llegado a primera hora de este miércoles al tribunal para la segunda jornada del juicio en su contra por incitación al asesinato y la violencia por los enfrentamientos registrados en diciembre de 2012 frente al palacio presidencial de Ittihadiya.

El exmandatario iba a comparecer junto a otros catorce altos cargos de Hermanos Musulmanes y asesores de su Gobierno, entre los que destacan Mohamed el Beltagi y Essam el Erian, quienes se enfrentarán además junto a Morsi a otro juicio por espionaje.

Los procesados han sido acusados de incitación al homicidio y a la violencia durante los enfrentamientos. Al menos diez personas murieron en los incidentes, que estallaron después de que varios partidarios de Morsi atacasen una sentada de protesta contra el decreto presidencial que ampliaba los poderes del entonces mandatario.

Disturbios en las protestas

La Alianza Nacional en Apoyo a la Legitimidad, coalición liderada por la organización islamista egipcia Hermanos Musulmanes, había convocado una jornada de manifestaciones a nivel nacional bajo el eslógan 'El pueblo defiende a su presidente'.

"El líder electo y legítimo, el gran héroe, Mohamed Morsi, resiste y persiste a pesar de que los comandantes y colaboradores del golpe le han robado sus derechos legales, en medio del flagrante silencio de los jueces pro militares, enemigos de la Revolución del 25 de enero (de 2011)", ha indicado la alianza en un comunicado.

En su comunicado, la coalición ha resaltado que "la legitimidad constitucional pertenece al pueblo", al tiempo que ha abogado por "rectificar errores y unir fuerzas para defender la revolución". Los partidarios de Morsi han denunciado que este juicio forma parte de la campaña para desmantelar a Hermanos Musulmanes y restaurar el Estado policial. Morsi es el segundo presidente derrocado y procesado en Egipto en poco más de dos años, después de Hosni Mubarak (apartado del poder en febrero de 2011).

En esas manifestaciones las fuerzas de seguridad detuvieron en El Cairo al menos diez seguidores de los Hermanos Musulmanes en dos protestas contra el juicio al depuesto presidente Mohamed Mursi, una frente a la Academia de Policía, donde se celebra el proceso, y otra en el barrio de Ciudad Naser.

Según informaron fuentes policiales, un reducido grupo de manifestantes se congregaron frente a la Academia de Policía, en las afueras de El Cairo, y corearon consignas en contra de las fuerzas armadas, el Gobierno y las fuerzas de seguridad. La policía intervino para dispersar la protesta y detuvo a cinco manifestantes, aunque sin necesidad de utilizar la fuerza.

Mientras, más de un centenar de personas salió desde la mezquita de Al Salam, en Ciudad Naser, en el este de la capital, portando pancartas y símbolos de los Hermanos Musulmanes en favor de Mursi. La policía lanzó gases lacrimógenos para cortarles el paso, lo que causó él colapso circulatorio en ese barrio residencial de la capital egipcia.

Los manifestantes respondieron con el lanzamiento de piedras, lo que derivó en enfrentamientos entre ambas partes y la detención de al menos cinco personas. Un coche de la policía ha sido quemado por manifestantes en Ciudad Naser, según la agencia oficial Mena.

Ante el anuncio de protestas realizado por los Hermanos Musulmanes, el lugar está blindado por 3.000 agentes de policía y personal de seguridad, y más de 30 blindados, según datos oficiales.

Cancelada la primera sesión

Durante la primera sesión del juicio, el pasado noviembre, Morsi se declaró como el presidente legítimo del país y se negó a reconocer al tribunal, lo que obligó a aplazar la vista hasta este miércoles.

No se trata del único caso al que se enfrenta Morsi, que deberá responder también ante la justicia por revelar información clasificada a países y organizaciones extranjeras, como Hamás, y por huir de prisión durante la revolución de enero de 2011.

Por este último caso, el expresidente egipcio será juzgado, junto a otras 130 personas, el próximo 28 de enero en el Tribunal Penal de El Cairo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento