El director general de Casa Árabe, Eduardo López Busquets, ha afirmado este martes que la reunión prevista en Córdoba, entre el jueves y el viernes de esta semana, de representantes de una docena de grupos, amén de personalidades individuales, integrantes de la oposición moderada al régimen de Bashar Al Assad en Siria, será "compleja y relevante", y de la misma espera que salgan "resultados", de cara a la conferencia Ginebra II, prevista para el próximo 22 de enero en Suiza.

En dicha reunión, promovida por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación a través de Casa Árabe y por la Universidad de Córdoba (UCO), con el apoyo "político y económico" del Servicio Europeo de Acción Exterior, tomarán parte unas 150 personas, entre representantes "de la oposición siria moderada y líderes intelectuales, religiosos y sociales" de dicho país de Oriente Próximo, junto a responsables del Ministerio de Exteriores y Cooperación español, incluido su titular, Manuel García-Margallo, y el secretario de Estado de Exteriores, Gonzalo de Benito.

El encuentro, según ha señalado López Busquets, cuenta con el apoyo de Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea (UE) y se articulará en "dos reuniones diferentes", la principal en el Parador Nacional de la Arruzafa, protagonizada exclusivamente por los representantes de la oposición siria, con el objetivo de que puedan dialogar entre ellos y buscar puntos de consenso de cara a incrementar su cohesión frente a los retos que supone la situación actual en su país. El Gobierno español les proporciona para ello el escenario neutral que precisan y la seguridad que requiere, apoyando así "todo lo que lleve al consenso y evite la polarización" del conflicto en Siria.

La otra reunión será en la que tome parte García-Margallo, en la sede de Casa Árabe en Córdoba, donde intervendrá ante los representantes de la oposición siria sobre la transición española, tras haber visitado juntos previamente la actual catedral y antigua mezquita de Córdoba, donde se harán una foto de familia.

Con este programa se persigue, según ha destacado López Busquets, "construir un espacio para facilitar los contactos" entre los distintos grupos que componen la oposición siria, que "está muy fraccionada", con la idea de "contribuir a reducir ese fraccionamiento", en pos de un futuro que lleve la paz y la democracia a Siria, un país que, hoy por hoy, "se está desangrando" y, según el director de Casa Árabe, quienes acuden a la reunión de Córdoba están de acuerdo en que "o se estabiliza al país o se le abre la puerta a Al-Qaeda".

En cuanto a seguridad habilitada para el normal desarrollo de la reunión, que tendrá lugar en el Parador Nacional de la Arruzafa, con un acto puntual en la sede de Casa Árabe en Córdoba y una visita a la antigua gran mezquita de la antaño capital de Al-andalus, el subdelegado del Gobierno central en Córdoba, Juan José Primo Jurado, ha destacado que "este será el encuentro de más alta seguridad que ha acogido Córdoba en los últimos años" y supondrá la participación de unos 400 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, de la Guardia Civil y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Casa Árabe, a través de su sede en Córdoba, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, así como con la participación del Servicio Europeo de Acción Exterior, facilita y proporciona el apoyo logístico necesario para esta reunión.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.