Estados Unidos ha aprobado la importación de aguacate español, en concreto, procedentes de la península (quedan excluidos las islas Baleares y Canarias), punto que se publicó en el Registro Federal, según señalan fuentes de COAG-A a Europa Press. En el caso de Andalucía, la superficie plantada de aguacate alcanza las 9.130 hectáreas en Málaga, con 70.200 toneladas en 2012 —últimos datos completos—; Granada, con 23.559 toneladas, y Cádiz, con 1.365 toneladas.

Para su importación, la fruta tendrá que producirse según un sistema que incluye el registro de las explotaciones productivas e instalaciones de manipulado, monitoreo de plagas, prácticas sanitarias, medidas de control biológico y químico y tratamientos fitosanitarios.

Cada uno de los envíos quedará identificado a lo largo de todo el recorrido desde el lugar de recolección hasta el puerto americano en el que se descargue. Los envíos irán acompañados por un certificado fitosanitario expedido por las autorizaciones españolas en el que se garantice que la fruta está exenta de cualquiera de las plagas de cuarentena y ha sido producida siguiendo el sistema de producción acordado.

Para las variedades de piel verde, distintas a la variedad Hass, se realizará un tratamiento contra mosca mediterránea de la fruta (Ceratitis capitata), bien antes de la salida o bien a la llegada antes de descargar la mercancía. Si se detecta presencia de dicha plaga se suspenderán los envíos desde esa zona de producción, y se realizará una investigación. Fuentes de COAG-A han indicado que los competidores serían Israel, Perú y Sudáfrica.

Para COAG-A el mercado americano es "muy interesante" por su elevado poder adquisitivo. Si bien, las autoridades americanas son "muy exigentes" en cuanto a las condiciones sanitarias, especialmente en lo referente a la entrada de plagas de cuarentena no detectadas en su territorio.

En el caso del aguacate, el principal problema lo supone la mosca de la fruta. Por ubicación geográfica Andalucía está en desventaja respecto México, Chile, Perú y otros países americanos, pero el que se abra la posibilidad de realizar envíos es "muy positivo".

Por su parte, el técnico de Asaja-Málaga, Benjamín Faulí, ha señalado que la noticia es de "gran importancia" ya que "se abre una nueva puerta a un sector que podrá acceder así a un mercado importantísimo y de gran poder adquisitivo".

La decisión se produce después de la propuesta de Aphis (Autoridad fitosanitaria de EEUU) en enero de 2013 para establecer las condiciones de comercio para comenzar la importación de la fruta española.

Por último, ha apuntado que una "cuestión muy positiva" será que las inspecciones se llevarán a cabo por parte de las autoridades españolas y no por el Servicio de Sanidad Vegetal de Estados Unidos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.