La Policía Nacional ha detenido en Melilla a dos jóvenes como presuntos autores de recientes robos con violencia e intimidación a punta de navaja, en los que, además de otros efectos, se llevaron los pantalones de su víctima. Uno de los jóvenes detenidos intentó rociar a uno de los policías que le detuvieron con un spray de defensa personal.

Según ha informado este martes un portavoz una de la Jefatura Superior de Policía, los arrestados son dos jóvenes de 23 y 18 años, como presuntos autores de dos robos con violencia e intimidación cometidos los días 21 y 26 de diciembre de 2013.

El primero de los hechos se produjo en la tarde del día 21, hacia las 20,00 horas, cuando dos jóvenes supuestamente obligaron a parar a una furgoneta ocupada por una pareja que transitaba a baja velocidad por el descampado urbano conocido como 'El Campillo'. Mientras uno de los individuos realizaba gestos de ayuda, el otro se acercó por el lado izquierdo y, al detenerse el vehículo, amenazó con una navaja al conductor. La joven, que iba en el asiento del copiloto, consiguió huir corriendo en dirección a un supermercado próximo al lugar de los hechos, en donde pidió ayuda.

Una dotación policial se personó de inmediato en este descampado y el conductor, al que le habían sustraído sus pantalones, manifestó que uno de los jóvenes le había amenazado con una navaja y que le habían robado su teléfono móvil y un billetero con 500 euros que llevaba en uno de los bolsillos del pantalón.

Días después, el domingo 26 de diciembre, otra pareja estaba en el interior de su vehículo, estacionado en el mencionado descampado "El Campillo". Hacia las 19,30 horas dos jóvenes se acercaron pidiendo ayuda. El conductor abrió la puerta del coche para ver qué necesitaban, momento en que uno de ellos aprovechó para rociarles con un spray de defensa. Los dolorosos efectos de este aerosol dejaron a la pareja sin capacidad de reacción durante varios minutos y los jóvenes supuestamente aprovecharon este tiempo para registrar el vehículo y llevarse diversas pertenencias de sus víctimas.

En cuanto pudieron hacerlo, la pareja llamó a la Policía para solicitar ayuda. Un indicativo de la Unidad de Prevención y Reacción (U.P.R.), que se encontraba patrullando por la zona, acudió de inmediato al lugar de los hechos para auxiliar a las víctimas e iniciar la búsqueda de los autores.

Los agentes de la U.P.R. se dirigieron hacia la zona por la que, al parecer, habían huido los atracadores. La rápida intervención de varios indicativos policiales, coordinados por la Sala del 091, que había difundido inmediatamente por radio las características físicas de los jóvenes, hizo posible su localización tras la realización de varias batidas por la zona.

Cuando los policías de la U.P.R. que les encontraron finalmente se disponían a identificarles, el joven de 23 años intentó rociar a uno de los agentes con el spray de defensa personal, lo que pudo ser impedido porque sus compañeros le redujeron de inmediato.

El Grupo de Delincuencia Urbana (G.D.U.) se hizo cargo de las investigaciones posteriores. A las evidentes similitudes entre ambos hechos se añade el hecho de que los presuntos autores han sido reconocidos, sin ningún género de dudas, por la víctima del cometido el día 21. Realizadas las oportunas pesquisas por el G.D.U., los jóvenes han sido puestos a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Melilla.