El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha expresado este martes su respeto por la decisión judicial de imputar a la Infanta Cristina en el caso Nóos, y ha remarcado que una imputación no equivale a una sentencia de culpabilidad en términos jurídicos y legales.

"Lo diría en cualquier caso, y no porque se trate de la Infanta: una imputación, aunque la palabra suene muy dura, no es ser culpable", ha subrayado en rueda de prensa tras el primer Consell Executiu del año, pese a constatar que otra cosa es el juicio social que pueda realizarse a su alrededor.

Al margen de ese "juicio social", ha defendido la presunción de inocencia para la hija del Rey y para cualquier otra persona hasta que se demuestre una culpa tras la celebración de un juicio.