La Consejería de Industria, Empresa e Innovación recuerda algunos aspectos que el consumidor debe tener en cuenta a la hora de adquirir productos en el periodo de rebajas.

La directora general de Consumo, Comercio y Artesanía, María Dolores Alarcón, ha señalado que los productos que se adquieran durante este periodo "deben tener la misma calidad que los que se ofrecen el resto del año y los establecimientos con artículos rebajados tienen que ofrecer las mismas condiciones de compra".

En concreto, la Consejería advierte de que en rebajas se reduce el precio pero no se debe reducir la calidad y deben ser artículos de temporada que hayan estado incluidos con anterioridad en la oferta habitual de ventas durante, al menos, un mes. La directora general de Consumo aconseja, en este sentido, "fijarse en que los artículos no sean defectuosos ni fabricados expresamente para venderlos durante rebajas y que reúnan las debidas condiciones sanitarias y de seguridad".

La etiqueta del producto debe recoger tanto el precio de origen como el rebajado, o el porcentaje de descuento que se le aplica al mismo. "Se prueba así que éste ha experimentado realmente una rebaja y el consumidor puede saber cuánto se ha ahorrado al haberlo comprado durante este periodo", ha afirmado Alarcón. Asimismo, el etiquetado debe ser correcto y legible en castellano, con instrucciones de lavado y planchado en el caso de la ropa.

Misma calidad y condiciones de pago

El consumidor no solo debe tener en cuenta la calidad de los productos, también debe asegurarse de que las opciones que brindan las tiendas son las mismas que ofrecen durante el resto del año.

"Si un establecimiento admite normalmente el pago con tarjeta, está obligado a permitirlo también en época de rebajas y sin añadir cargo alguno sobre el precio", ha aseverado la directora de Consumo, quien ha indicado que "si un establecimiento admite devoluciones durante toda la temporada también deberá hacerlo en época de rebajas. En caso contrario habrá de advertirlo explícitamente".

Para Alarcón, otro aspecto importante es la necesidad de conservar el tique o factura de compra como garantía ante una posible devolución o queja.

Por otro lado, la Consejería de Industria, Empresa e Innovación recuerda que existen hojas de reclamación a disposición del cliente, que éste puede exigir cuando no se encuentre conforme con el servicio prestado, y que los establecimientos tienen la obligación de proporcionar a los consumidores estas hojas de reclamaciones.

Para más información, los ciudadanos pueden dirigirse a las oficinas municipales de Información al Consumidor, a la Dirección General de Consumo, Comercio y Artesanía de la Comunidad Autónoma o a alguna de las asociaciones de consumidores presentes en la Región.

Consulta aquí más noticias de Murcia.