El grupo municipal del PSOE ha instado a la empresa municipal Emaya a consensuar con las barriadas la disminución y reubicación de los contenedores de recogida de basura. Los socialistas presentarán esta propuesta a las juntas de distrito "después de detectar problemas en los barrios de Palma por la eliminación de puntos de recogida y la ubicación de nuevos contenedores en espacios que dificultan el paso para peatones".

En un comunicado, el PSOE ha señalado que "con la excusa" de la renovación de contenedores y el proceso de tecnificación de la empresa, Emaya ha reducido el número de contenedores de recogida de basura, con las consecuentes molestias a los vecinos, y los contenedores que han renovado han sido instalados, en algunos casos, en espacios de la acera reservados por personas con movilidad reducida, ha precisado al respecto.

Según han indicado los socialistas en Cort, esto está pasando en barriadas como Son Espanyolet, Son Real, Hostalets, Amanecer, Vivero, Archiduque, Marqués de Fontsanta y Rafal, entre otros. "Unos cambios que se han hecho sin consenso y sin dar ninguna explicación a las diversas entidades vecinales", han lamentado.

La regidora del PSIB-PSOE, Begoña Sánchez, ha puesto como ejemplo lo que está sucediendo en la barriada del Rafal y ha instado al área de Medio Ambiente y a Emaya a reubicar los contenedores situados a los cruces del Rafal a espacios que no dificulten el paso para peatones, para favorecer la circulación de personas con movilidad reducida.

"A nuestro grupo municipal han llegado quejas reiteradas de vecinos del barrio del Rafal relativas a la retirada del 60% de los contenedores para recogida de basura, provocando más incomodidad a los residentes, sobre todo a personas mayores y con movilidad reducida", ha explicado Sánchez.

A ello, la socialista ha añadido que "además estos puntos de recogida de basura doméstica se han colocado en los cruces para dar servicio en dos calles la mismo tiempo, pero encima de los pasos para peatones o en espacios donde la acera está rebajada para facilitar el paso de las personas con movilidad reducida, con silla de ruedas o con cochecito para niños pequeños".

"Pensamos que este deterioro acentúa las diferencias entre el centro y la periferia de nuestra ciudad, creando la sensación de palmesanos tratados como de primera, segunda y tercera categoría" ha lamentado Sánchez.