El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), ha lamentado la "sinrazón" del incendio registrado en la madrugada del día 5 de enero a las puertas del templo de la Iglesia de Santa Marina, situada en la céntrica calle San Luis, y ha anunciado que se ha puesto ya en contacto con la subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero, para analizar la situación e instarle a que se obtengan "todas las pruebas para ver quien ha sido capaz de cometer esa barbaridad".

En rueda de prensa, Zoido ha asegurado que no tiene "palabras para calificar" lo sucedido ante los causantes del incendio, que ha definido como "intolerantes". "Es una grave equivocación y hay que denunciarlo, porque no me temblará el pulso a la hora de exigir responsabilidades", ha subrayado.

Así, el primer edil hispalense ha asegurado que esto no responde a creencias religiosas, sino a unas personas que "no son capaces de respetar lo más básico".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.