El presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, ha visitado esta mañana en Nalda las obras de recuperación de las ruinas del castillo medieval y los restos de la fortaleza y ha subrayado que "esta intervención arqueológica potenciará el interés turístico y cultural de Nalda".

En su visita, acompañado por el alcalde de Nalda, Daniel Osés, y los directores generales de Política Local, José Miguel Crespo, e Investigación y Desarrollo Rural, María Martín, el presidente del Ejecutivo autonómico ha comprobado los primeros resultados de este proyecto que pretende recuperar y adecuar un espacio que ofrece unas privilegiadas vistas de la cuenca del Iregua.

Las excavaciones arqueológicas, a cargo de la empresa ArqueoRioja, se han llevado a cabo en la cumbre del cerro sobre el que se asienta el municipio de Nalda. Las primeras referencias sobre este emplazamiento se encuentran en las crónicas del rey Fernando IV en 1299, aunque parece probable que el castillo sea anterior a esa fecha dada su ubicación estratégica dentro del entramado defensivo en el valle del Iregua. El castillo, que llegó a ser sede principal del Señorío de los Cameros entre los siglos XIV y XIX, desapareció a partir del siglo XIX. La zona donde se encuentran las ruinas se encontraba abandonada hasta que comenzaron los trabajos de la primera fase a finales de 2012.

Esta primera fase ha contado con un presupuesto de 90.000 euros y se ha financiado en el marco del enfoque Leader, dentro del Programa de Desarrollo Rural de La Rioja, que tiene por objeto de fomentar el desarrollo de los núcleos rurales para mejorar la calidad de vida de los vecinos y ofrecer nuevas alternativas socioeconómicas en estos núcleos de población. Además el Ayuntamiento de Nalda también ha efectuado una aportación económica. Los primeros trabajos han permitido estudiar el emplazamiento del castillo, delimitar las dimensiones de la fortaleza y trazar un camino de acceso.

La segunda fase, que se pondrá en marcha en breve, incluye la restauración de materiales arqueológicos, trabajos topográficos y diversas actuaciones de adecuación del entorno, como el acondicionamiento del acceso, el mirador al valle del Iregua, el ajardinamiento, mobiliario urbano o el alumbrado. Además, también incluirá paneles de difusión y divulgación del conjunto medieval. El presupuesto de esta segunda fase asciende a 146.375 euros y también contará con la financiación del enfoque Leader.

Este proyecto busca potenciar los atractivos de este entorno y crear un área de esparcimiento para el disfrute de los habitantes de Nalda, con una zona verde de gran interés para su población. Además, se pretende convertir este enclave en uno de los atractivos turísticos de Nalda, junto con otros elementos atractivos como las neveras o los palomares, además de servir como un espacio abierto a la investigación arqueológica.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.