Arranca el juicio contra el exconseller valenciano Rafael Blasco
El empresario Augusto César Tauroni, el exsubsecretario de la Conselleria de Solidaridad, Alexandre Català, y Rafael Blasco, en el banquillo de los acusados del TSJ al inicio del juicio del caso Cooperación. JUAN CARLOS CÁRDENAS / EFE

La primera sesión del juicio por el caso Cooperación ha servido para dirimir las llamadas cuestiones previas, en las que las partes exponen sus razonamientos técnicos antes de las comparecencias. Esta sesión, en la que algunas defensas han cargado contra la Abogacía de la Generalitat por "defender" a Blasco al inicio de la instrucción y pedir cárcel al final de la misma para Blasco, ha quedado suspendida a última hora de la mañana. El plato fuerte llegará este jueves con la declaración del exconseller, en un proceso que se alargará al menos hasta mediados de marzo, según el calendario judicial fijado.

Javier Boix, abogado del exconseller de Solidaridad y Ciudadanía, exsíndic del PP y actual parlamentario de No Adscritos en Les Corts Valencianes, Rafael Blasco, ha planteado dos cuestiones previas a la sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana que juzga a su cliente en la pieza relativa a las ayudas a la Fundación Cyes dentro del caso Cooperación, en las que alega "vulneración de derechos fundamentales a la tutela judicial efectiva" de su cliente y plantea la vuelta a instrucción para unificar las dos piezas en las que se dividió la causa —esta y la que aún se encuentra en investigación— por seguridad jurídica.

De los 1,8 millones de euros de subvención, solo 43.000 euros llegaron a Nicaragua Así lo ha expuesto este martes en la primera sesión del juicio contra Blasco y otros ocho acusados por presuntas irregularidades en las ayudas por importe de 1,8 millones de euros concedidas a la Fundación Cyes para dos proyectos en Nicaragua, adonde solo llegaron 43.000 euros, que se ha iniciado con dos días de cuestiones previas, y sobre las que ha pedido a la sala que resuelva antes de comenzar la vista propiamente dicha.

El letrado —que ha aportado además dos pruebas documentales— ha alegado que su cliente ha sufrido una vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva y a un proceso con todas las garantías ya que se le juzga por delitos relacionados a una falsedad documental por los que no había sido inicialmente imputado y sobre los que nunca declaró en la fase de instrucción.

"Acusaciones sorpresivas"

De esta manera, ha sostenido que no ha tenido ocasión de defenderse sobre "imputaciones falsarias" por lo que ha reclamado a la sala que se estime vulnerado el derecho de Blasco "a no ser objeto de acusaciones sorpresivas" de las que no se pudo defender durante la instrucción y por las que nunca fue imputado. De acuerdo con el letrado, estas acusaciones sobre falsedad documental surgieron a raíz de declaraciones prestadas en marzo de 2013 tras la documentación presentada por la Abogacía de la Generalitat ante Fiscalía sobre la legalidad de las ayudas concedidas a la Fundación, momento en que el ministerio público vio la posibilidad de formular la nueva imputación por hechos no atribuidos inicialmente.

Las defensas creen que la Abogacía del Consell primero defendió y ahora acusa a los imputados En esta línea, ha alegado que ni en el auto por el que el juzgado de instrucción inicial remitió el caso al TSJCV ni en el de aceptación de asunción de competencias existe nada sobre estos hechos nuevos por los que Blasco no fue preguntado. Por ello, sostiene que la petición de imputación por este delito por parte de la Fiscalía sobrevino dos años después de "supuesta investigación secreta y bastantes meses de instrucción" y ha sostenido que el ministerio público debería haber solicitado entonces la ampliación de acusación a Blasco.

Asimismo, el letrado ha pedido a la sala que acuerde la retroacción de las actuaciones a la instrucción para que se unan las dos piezas en las que finalmente quedó separada la causa por "seguridad jurídica" ya que considera que en este caso se podría llegar a tener "dos sentencias contradictorias" o bien que una resolución judicial en esta causa condicione el fallo de la otra, algo que sería "inadmisible", cuando existe un mismo "elemento nuclear acusatorio".

“Tranquilo y confiado”

Rafael Blasco ha manifestado a los medios de comunicación antes del inicio del juicio que llegaba al mismo con "mucha serenidad y tranquilidad, confiado en la justicia y convencido" de su inocencia. Además, ha mnifestado que tiene la "convicción" de no haberse "aprovechado nunca de ningún cargo público" por el que ha pasado.

Todo ello "después de casi tres años de un juicio paralelo en el que no se ha tenido en cuenta la presunción de inocencia y en el que se han vulnerado derechos fundamentales", ha apostillado. Asimismo, ha señalado que "es el momento de la verdad", y se ha mostrado convencido de que este juicio "va a permitir aclarar todas las cosas".

Además, Blasco ha resaltado que sus recursos económicos y sus medios son en estos momentos "menores" de los que tenía cuando comenzó su andadura política, y por lo tanto entiende que "es el momento de clarificar estas cosas con tranquilidad, seguridad y dejar hablar a la justicia". "Y cuando esto termine -ha agregado— estoy seguro de que vamos a poder hablar de muchas más cosas", opina.

Consulta aquí más noticias de Valencia.