Los trabajos para preservar la bóveda del santuario de la Virxe da Barca en la localidad coruñesa de Muxía continúan pese al temporal que azota a la Costa da Morte a la espera de que amaine y se puedan evaluar los daños registrados en la Pedra de Abalar a causa del fuerte oleaje.

Lo ha confirmado a Europa Press el alcalde de Muxía, Félix Porto, después de que en la mañana de este lunes el mar rodease al santuario y las olas afectasen al muro frontal del templo, seriamente dañado por un incendio el Día de Navidad, rompiendo la piedra.

La Pedra de Abalar es uno de los grandes atractivos de la localidad y de la Romería de A Barca. Según recoge la página web del ayuntamiento muxián, esta piedra se balanceó durante "cientos de años" y en el año 1978 un fuerte temporal que afectó a la costa gallega la movió del lugar en el que estaba situada originalmente, rompiéndola en parte.

Félix Porto ha explicado que la Pedra de Abalar, de valor "incalculable", se ha roto ya hasta en cinco ocasiones, lo que ha obligado a sucesivas reparaciones.

En esta ocasión, aunque la situación "ha mejorado algo" en las últimas horas, continúa el fuerte oleaje que impide aproximarse a la piedra. En cuanto sea posible, el regidor ha subrayado que se procederá a ver cuál es su estado para evaluar los daños y decidir los pasos a dar.

Numerosos daños

"El temporal se ha cebado con Muxía y con el resto de la Costa da Morte; es desolador", ha relatado Porto, quien ha hecho un llamamiento "a la prudencia" a vecinos y a visitantes a la hora de aproximarse para ver el mar.

No en vano, ha recordado los numerosos daños registrados en el municipio, no sólo en el santuario, sino también en las playas y en el puerto deportivo. En cualquier caso, ha recordado lo sucedido en Valdoviño, donde tres personas fueron arrastradas por el oleaje, y ha remarcado que "lo importante es que no haya daños".

Reconstrucción del santuario

El temporal está afectando también a la evolución de los trabajos del desescombro tras el fuego que calcinó el templo de A Barca aunque las labores no cesan y, según ha explicado el alcalde, "este mismo" martes hay técnicos que trabajan para frenar los daños en la bóveda y para atajar las goteras.

En cuanto al cronograma, ha subrayado que "los plazos están condicionados por el temporal" y que en los próximos días podrían "aclararse".

También está pendiente, ha señalado, de la visita de autoridades de Patrimonio y de que se fije fecha para la reunión de miembros del Ayuntamiento, Diputación, Xunta e Iglesia para abordar la situación y soluciones para el santuario, "prevista para esta semana".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.