Meditación
Una mujer realiza ejercicios de meditación. ARCHIVO

Puede hacer tanto por nosotros como un antidepresivo pero de manera natural y aumentando nuestra autoestima. Es la meditación. Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos ha observado que la meditación puede servir como tratamiento para la depresión o la ansiedad.

El tipo más efectivo es una técnica budista que se llama de conciencia plenaSegún el investigador Madhav Goyal, de la Universidad Johns Hopkins, los efectos de meditar sobre ansiedad y depresión son pequeños o moderados, pero tanto “como los que se pueden esperar de los antidepresivos, pero sin las toxicidades asociadas”. Goyal sugiere que los médicos deberían saber más sobre sus efectos para la salud mental.

El estudio, que se publica en la revista JAMA Internal Medicine y del que en España se hace eco Materia, revisó 47 estudios que incluyeron a 3.515 personas. También se trató de limitar el efecto de lo que sería algo similar al placebo.

En principio, es más probable que una persona que tiene experiencia previa con la meditación se apunte a programas que empleen estas técnicas y perciba beneficios subjetivos. Además, se mencionan algunas limitaciones, como la de que este tipo de tratamientos solo ha tenido efectos sobre las versiones menos extremas de las enfermedades.

El estudio anima a los médicos a saber más sobre sus efectos para la salud mentalEl tipo de meditación que tuvo efectividad en los ensayos revisados es una técnica budista que se llama de conciencia plena, que tiene como objetivo centrar la atención en el momento presente y se practica entre 30 y 40 minutos al día.

Sin embargo, el estudio no encontró que otros tipos de meditación como los mantras tuviesen efectos y tampoco se hallaron pruebas de que la meditación produzca mejoras en el estrés o en la calidad de vida, y lo mismo sucedió con el estado de ánimo, el uso de drogas o los hábitos alimenticios.

Por ahora la meditación no se incluye entre los tratamientos habituales para este tipo de dolencias. Goyal y su equipo aseguran que los médicos “deberían estar preparados para hablar con sus pacientes sobre el papel que la meditación podría tener en afrontar el estrés psicológico”.