El Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) y los Estudiantes Libres de Baleares se han posicionado en contra de la huelga en el sector educativo que tendrá lugar este martes porque, según han considerado ambas asociaciones supone "un engaño" a padres y alumnos.

Desde el IPFB han criticado que esta jornada de huelga es "un engaño y y un insulto" a las familias al haber sido convocada como consecuencia de la apertura de unos expedientes disciplinarios a funcionarios "sin tener nada que ver con los motivos que llevaron a convocar la huelga indefinida a principio de curso escolar y que aun no ha sido desconvocada".

Por su parte, los Estudiantes Libres de Baleares (ELB) consideran que los motivos "no son justificables" y lamentan que "la forma de queja de un sector de los docentes siga siendo la más perjudicial para los estudiantes: el paro en educación".

En este sentido, los ELB han pedido "claridad" respecto a estos motivos para que "no vuelva a haber confusión y engaños entre padres, alumnos e incluso profesores".

Según han manifestado, el paro se ha convocado esta vez en apoyo al director del IES Marratxí, a quien se le abrió un expediente disciplinario por una "falta muy grave" al "conculcar el derecho a la educación y a la neutralidad", en palabras de Conselleria.

Asimismo, aseguran que dicha falta "fue impedir a los profesores que no estaban en huelga dar temario, y por ende impedir a los alumnos recibir la educación, derecho fundamental que se vulneró".

"En cuanto a faltar a la neutralidad, el director, en todas sus decisiones, hizo prevalecer su postura ideológica a los derechos de tanto alumnos como profesores de su centro e instó a sus alumnos a que si querían dar clase tenía que acabar la huelga y para ello sus padres tenían que ir a presionar a la Conselleria", han aseverado.