Albert Villaró
El escritor, archivero y arqueólogo andorrano Albert Villaró posa con el 46 Premio Josep Pla de prosa en catalán. EFE

El escritor andorrano nacido en la Seu d'Urgell (Lleida) Albert Villaró inventa un Estado catalán a través de una "gran broma" literaria en la novela Els embaixadors, que la noche de este lunes se ha alzado ganadora del 46 Premi Josep Pla de literatura catalana.

La novela de Villaró se centra en los años 40, cuando el protagonista recibe el encargo de la República catalana de reinstaurar un sistema de espionaje en Cataluña.

El libro combina personajes reales con imaginarios y se nutre de grandes dosis de ironía Tras proclamarse el galardón, Villaró ha explicado que en el manuscrito se toma la licencia de cambiar el curso de la historia en el punto de inflexión del 6 de octubre del 1934, cuando el general Domènec Batet recibe la orden de aplacar la revuelta generada por la proclamación del Estado catalán por parte del presidente Lluís Companys.

En ese momento en que se dispone a cumplir las órdenes recibidas, "el militar tiene una visión de que los que le han ordenado reducir las revueltas son los mismos que le fusilarán al cabo de cuatro años", por lo que desobedece el mandato, y cambia el curso de la historia, ha explicado el escritor.

El texto, que empezó a gestar hace ocho años y comenzó a escribir hace cinco, es una "ucronía" que plantea qué hubiera sucedido si el citado general no hubiera obedecido, y transcurre especialmente en un par de semanas del año 1949 cuando la república catalana se está rehaciendo de los estragos de la Segunda Guerra Mundial.

El sacerdote mossèn Farràs, oriundo de Tor, se convierte en el hilo argumental de la historia que empieza en Andorra, se desplaza por la Seu, Barcelona, Irlanda y también Madrid, donde en aquel momento gobierna el militar Sanjurjo y no el general Franco.

El escritor, que no ha querido aportar muchos detalles de la historia para no desvelar el final, combina personajes reales con imaginarios y se nutre de grandes dosis de ironía, ha señalado Villaró muy contento con la recepción del premio, que el año pasado distinguió a Genís Sinca por su obra Una família exemplar.

El también archivero y arqueólogo se había presentado al concurso de prosa catalana bajo el seudónimo de Bartomeu Porredon. El jurado del premio Pla estaba integrado por Sebastià Alzamora, Berta Bruna, Rosa Cabré, Antoni Pladevall y Àlex Susanna.

Con anterioridad Villaró había publicado la recopilación de historias La Selva Moral; y las novelas Les ànimes sordes (2000); Obaga (2003); L'any dels francs (2003), premio Néstor Luján de novela histórica; Blau de Prússia, ganadora del premio Carlemany en 2006; La primera pràctica (2010) y L'escala del dolor (2012).

*Consigue las mejores novedades en literatura en PopularLibros.