Manuel González González, conocido como el loco del chándal y excarcelado recientemente merced a la derogación de la doctrina Parot por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ha regresado al municipio sevillano de Almadén de la Plata, localidad en la que nació.

El alcalde de Almadén, José Luis Vidal, ha confirmado el regreso de Manuel González a la localidad, en la que tiene familia y de la que partió hacia Cataluña con tan solo cinco años, y ha informado de que este individuo fue visto ya en la población el pasado 28 de diciembre, si bien ha indicado que "parece ser que sólo se quedará unos días, durante el periodo vacacional".

Algunos vecinos han mostrado su temor por su llegada al municipio sevillano. En este sentido, una vecina residente en la localidad, Pepi, ha asegurado que tienen "miedo" y, en concreto, las familias con hijos. "Nos da miedo que las niñas salgan de noche. Yo tengo dos hijas y ellas no salen", ha afirmado, aunque le cueste "una bronca" con ellas. "Me da miedo", ha reiterado.

No se le ha visto

No obstante, aunque todos han coincidido en señalar que este individuo se encuentra residiendo en la localidad, ninguno lo ha visto por las calles del pueblo. Eso sí, la vigilancia policial se ha visto incrementada y "las peticiones han sido escuchadas".

"Hay bastantes guardias civiles que pasean por el pueblo y se ve otro movimiento, hay un poco más de vigilancia policial que es lo que se pretendía", ha indicado otra residente.

Está todo el mundo preocupado porque a nadie le gusta. Hay alarma social

A pesar de todo, hay otros que la consideran insuficiente. "Aquí no hay Guardia Civil y deberían poner de una vez el cuartel como nos prometió nuestro alcalde, porque está en El Ronquillo (un municipio vecino) y creo que es poca vigilancia", ha opinado.

Por su parte, otra vecina, María Gracia, ha afirmado que ella personalmente no tiene miedo porque no cree que vaya a reincidir "por el momento". Sin embargo, ha señalado que existe "una alarma social" en el municipio entre "la gente joven, las madres y las abuelas". "Está todo el mundo preocupado porque a nadie le gusta", ha comentado, si bien ha añadido que la solución debería de haber pasado por no excarcelarlo.

Recientemente, los vecinos del municipio se concentraron en repulsa del posible regreso del loco del chándal pero el alcalde ha afirmado que tras la llegada del individuo no se ha producido ninguna manifestación por parte de los ciudadanos.

Además, ha añadido que desde la alcaldía se ha lanzado un mensaje de "sosiego, calma y tranquilidad" a los habitantes del municipio.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.