Alicia Keys y Thorsten Heins, de Blackberry
Thorsten Heins, consejero general de Blackberry, da la bienvenida a Alicia Keys como directora artística en enero de 2013. GTRES

El 30 de enero de 2013 la compañía de telefonía móvil RIM moría para adquirir el nombre de su producto estrella, Blackberry, y hacer un profundo lavado de cara que le salvara de sus gráficos en picado.

Para ello, anunciaron a bombo y platillo dos nuevos smartphones supuestamente innovadores y como colofón, la popular cantante Alicia Keys como parte de su plantilla, integrada en el cargo de directora creativa.

Doce meses después, las cuentan siguen sin salir a la compañía. Tras registrar unas pérdidas de 4.400 millones de euros, seguida de otro trimestre con otros 1.000 millones en rojo, Blackberry procedió en noviembre a un despido masivo, comenzando por su cúpula directiva, incluyendo a su consejero general, Thorstein Heins, y a su estrella, Alicia Keys.

La cantante no ha sido la única en ser contratada para diseñar algún dispositivo electrónico: Lady Gaga también fue fichada por Polaroid y el cantante de Black Eyed Peas, Will.i.am, en la multinacional Intel.