Los dibujos de Goya, Murillo y Ribera ganan fama en Nueva York

  • Una exquisita muestra mantiene el pujante interés que despierta el dibujo español, hasta hace poco considerado de poca importancia.
  • Las obras, del catálogo de la biblioteca-museo Morgan, son de Goya, Murillo, Vicente Carducho, José de Ribera, Alonso Cano, Eugenio Lucas Velázquez...
  • Completando el conjunto se exhiben libros ilustrados, cartas y manuscritos españoles entre los que hay una excepcional edición de lujo del Quijote de 1780.
'Pesadilla', obra de Goya perteneciente al álbum E, uno de los ocho volúmenes de dibujos que el artista realizó por placer
'Pesadilla', obra de Goya perteneciente al álbum E, uno de los ocho volúmenes de dibujos que el artista realizó por placer
The Morgan Library & Museum, New York - Photo: Graham S. Haber

Tradicionalmente se ha dado por hecho que el dibujo no era un medio que interesara a los artistas españoles, pero las investigaciones recientes han demostrado que, al igual que sucede en la tradición pictórica italiana y francesa, sí ha tenido una importancia central en la práctica de maestros como Goya o Murillo.

En marzo de 2013, el Museo del Prado se sumaba a la defensa del dibujo en el arte español con El trazo español en el British Museum. Dibujos del Renacimiento a Goya, una exposición sólo de obras de autores españoles en este medio. Los préstamos reflejaban además el gusto que desde siempre habían cultivado los coleccionistas ingleses por este tipo de piezas.

Ahora, la biblioteca-museo Morgan de Nueva York anuncia la inauguración el 17 de enero de Visions and Nightmares: Four Centuries of Spanish Drawings (Visiones y pesadillas: cuatro siglos de dibujos españoles) y exhibe, hasta el 11 de mayo, por primera vez su colección "relativamente pequeña, pero fuerte" de más de una veintena de trabajos creados entre el siglo XVI y el XIX por José de Ribera, Bartolomé Esteban Murillo, Francisco de Goya, Vicente Carducho, Alonso Cano, Eugenio Lucas Velázquez...

'Pesadilla', en los álbumes de Goya

El conjunto cuenta con cuatro ejemplos de Goya, que en su madurez dibujó con frecuencia por placer, complentando hacia el final de su vida ocho álbumes que clasificó con letras de la a A la H. En uno de estos cuadernos está Pesadilla, una obra que enfrenta al espectador con la visión de una mujer aterrorizada y montada sobre un toro, una alegoría de los horrores de la Guerra de la Independencia Española.

Entre las joyas expuestas en el conjunto también hay estudios — divididos en cuadrículas para su posterior ejecución al óleo— de Vicente Carducho para la serie de 56 pinturas que realizó en el Monasterio de Santa María de El Paular en Rascafría (Madrid). En uno de ellos el pintor de origen italiano escenifica la tortura del Padre Andrés (prior de Seiz, actual Eslovenia) empleando el método de la garrucha, habitual en la Inquisición.

La Muerte leyendo

De José Ribera el museo expone una pieza excepcional por su carácter dramático (el sátiro Marsias castigado por desafiar a Apolo), de Murillo; un trabajo preparatorio para una de sus varias versiones de la Inmaculada Concepción. La obra de Eugenio Lucas Velázquez está presente en una oscura ilustración protagonizada por la Muerte leyendo un gran volumen apoyado en un hombre que sirve de atril, una alusión de nuevo a la amenaza de la Inquisición.

Como adenda a la selecta colección de dibujos, el Morgan extrae de su catálogo libros, cartas y manuscritos españoles. En la exquisita edición de lujo del Quijote de 1780 está el primer mapa que traza el itinerario del hidalgo; en una carta de Goya a su buen amigo Martín Zapater el maestro cuenta con emoción que el rey Carlos III lo ha nombrado pintor de la Corte.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento