Bomba en un autobús en Irán
Del autobús sólo quedó el armazón. Una bomba a su paso causó al menos 11 muertos y numerosos heridos. REUTERS

Las autoridades iraníes han detenido ya a cinco personas por su supuesta relación con el atentado perpetrado el miércoles contra un autobús de la Guardia Revolucionaria, que causó once muertos y 31 heridos, según los últimos datos facilitados por la agencia oficial IRNA.

La organización terrorista Al Qaeda se ha atribuido el atentado.

El portavoz de la Guardia Revolucionaria acusó a "elementos diabólicos y anti revolucionarios" del atentado

El ataque se produjo en las inmediaciones de Zahedán, capital de la provincia de Sistán-Beluchistán, situada en el extremo este de Irán, junto a la frontera con Afganistán y Pakistán.

El coronel Mohamed Javad, que ejerce de portavoz de la Guardias Revolucionaria, acusó a "elementos diabólicos y anti revolucionarios de llevar a cabo este atentado terrorista".

Los autores todavía no han sido identificados

Pero ni el coronel Javad ni ninguna otra fuente identificó con mayor precisión a los autores del atentado ni su nacionalidad, en una zona considerada muy porosa por la confluencia de las fronteras entres esos tres países asiáticos.

"Hemos emprendido una vasta operación para determinar la identidad de todos los implicados en este incidente y proceder a su arresto", dijo Javad.

Los medios iraníes han ofrecido informaciones contradictorias sobre el modo en que se produjo el atentado.

Según unos, la bomba estaba oculta en un coche y explotó al paso del autobús, pero según otros fueron hombres armados que se desplazaban en motocicletas los que dispararon contra el vehículo.