La Consejería de Industria, Empresa e Innovación, a través de la Dirección General de Consumo, Comercio y Artesanía, ofrece una serie de recomendaciones y recuerda la importancia de que los mayores presten atención a la hora de comprar juguetes educativos y que no conlleven ningún riesgo para la salud de los más pequeños.

La directora general, María Dolores Alarcón, señaló que "al adquirir un juguete debemos seguir una serie de pautas que nos ayudarán a realizar una buena compra como, por ejemplo, asegurarnos de que el juguete presenta el preceptivo marcado CE, que indica que ese juguete ha sido revisado por la Comunidad Europea".

Alarcón añadió que "tenemos que comprobar que las instrucciones se encuentran en castellano y verificar que aparece la franja de edad a la que va dirigido el juguete". En la etiqueta deben aparecer también las advertencias para una correcta utilización.

Además, el consumidor debe examinar el producto y, en casos en los que por ejemplo se precisan pilas o baterías, cerciorarse de que el compartimento que las contiene se cierra de forma que un niño no pueda abrirlo (por ejemplo por medio de tornillos).

Si el juguete lleva ventosas u otras piezas pequeñas, hay que comprobar que éstas no se puedan extraer con facilidad y que no tenga cordones, puntas o partes cortantes que puedan producir heridas a los más pequeños.

La directora general ha recordado que "existe una red de alerta de consumo, que incluye notificaciones relativas a los juguetes, que nos permite conocer en tiempo real todas las alertas relativas a estos productos".

Alarcón aclaró que "la red de alerta es un sistema de intercambio rápido de información entre las autoridades que se encargan de controlar el mercado, ante la existencia de un artículo que pueda generar riesgos para la salud y la seguridad del consumidor." Ésta se extiende a los países miembros de la Unión Europea.

La responsable de Consumo explicó que "este mecanismo se pone en funcionamiento cuando una de las autoridades pertenecientes a la red detecta un producto defectuoso y adopta una medida para limitar su comercialización debido al riesgo que presenta. Inmediatamente se informa a toda la red del riesgo que el objeto conlleva para la seguridad de los consumidores".

Consulta aquí más noticias de Murcia.