La propietaria de Alameda Palace, Cuca Barrachina, ha pedido este jueves a los organizadores de la fiesta de Nochevieja a los que alquiló su sala que "por lo menos" devuelvan "cuanto antes" el importe de las entradas a los menores de 16 años a los que se les impidió el acceso y ha señalado que estudian la posibilidad de presentar una demanda contra esta empresa por los daños que esta situación les está causado en su imagen.

Unos 300 jóvenes de entre 14 y 16 años se quedaron sin el cotillón porque que la empresa organizadora les impidió el acceso pese a tener las entradas correspondientes, que costaban entre 40 y 50 euros, y que permitían su acceso al establecimiento pese a no superar los 16 años, según han señalado asociaciones de consumidores.

Al respecto, el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, ha asegurado que "si ha habido algún tipo de cuestión que sea óbice para abrir un expediente sancionador, se hará". En este punto, ha recordado "hay una prohibición para determinadas actividades y locales, de entrada de menores de 16 años" y, ha apuntado que la fiesta era para jóvenes "a partir de los 16 años".

Barrachina ha explicado que han intentado sin éxito contactar con la empresa por teléfono, pero que solamente han recibido de la empresa un correo electrónico en el que les comunicaban que se pondrían en contacto sin que hasta el momento lo hayan hecho.

"Nosotros sí que respondemos", ha recalcado. Así, ha comentado que a todos los afectados que están llamando o se han personado en su sala se les está atendiendo, se les enseña el contrato para que comprueben que ellos "no son los culpables", se les entrega una hoja de reclamaciones y se les pide el correo y el número de teléfono para facilitar con posterior la devolución del dinero.

Al respecto, ha destacado que desde Alameda Palace se les proporciona "todas las facilidades" ya que incluso se les informa de que pueden acudir a la policía y se les proporciona asimismo el contacto de las asociaciones de consumidores. Hasta el momento, durante este jueves han recibido cerca de una veintena de llamadas de afectados y otras tanta visitas.

Barrachina ha señalado que se están planteando asimismo presentar una denuncia por los perjuicios que les están causando a su imagen ya que son una sala con "muchísimos años y tradición" y "nos están haciendo muchísimo daño". Del mismo modo, ha señalado que no se han planteado qué hacer si la empresa no devuelve el dinero.

Tyrius ofrece su servicio jurídico

Por su parte, la asociación de consumidores Tyrius ha ofrecido sus servicios jurídicos a los cerca de 300 menores de 16 años se quedaron sin poder entrar a la Alameda Palace y con la entrada comprada para "realizar las actuaciones oportunas contra los organizadores, y exigir la devolución del dinero de las entradas".

Así, recuerda que a principios de diciembre ya advirtió de que antes de adquirir las entradas se comprobara si el local disponía de las licencias oportunas para realizar el evento. Lo cierto, señala, es que antes de que se contara con la autorización de la Conselleria de Gobernación, TYRIUS comprobó que algunas webs ya anunciaban el evento de Fin de Año en el Alameda Palace, "indicando que la edad media de asistencia era entre 14 y 18 años".

Sin embargo, la Conselleria de Gobernación dio los permisos para la celebración de la fiesta, pero "la autorización era para mayores de 16 años, extremo éste que impidió el acceso al recinto a aquellos menores de 16 años que habían adquirido una entrada publicitada por los organizadores a partir de 14 años, y no de 16 que era la edad autorizada por la Administración competente".

Consulta aquí más noticias de Valencia.