Colorado permite la venta legal de marihuana
Un grupo de personas hace fila para comprar marihuana en la tienda Budmed & Patients Choice Dispensary, en Edgewater (EEUu). Veinticinco ciudades y condados del estado de Colorado (EEUU) permiten desde el miércoles la venta legal y limitada de marihuana en cerca de 160 establecimientos, el primer lugar del mundo en hacerlo libremente para todos los mayores de 21 años. Laressa Watlington / EFE

La primera tienda del mundo que tiene una licencia estatal para vender marihuana con fines recreativos abrió al público este pasado miércoles en Colorado, congregando una larga fila de clientes y marcando un nuevo capítulo de la cultura de las drogas en Estados Unidos.

Unas tres docenas de antiguos dispensarios de marihuana para uso medicinal, que recientemente recibieron permiso de los reguladores estatales para vender la hierba a consumidores interesados sólo en sus propiedades psicoactivas, comenzaron a atender clientes desde las 08.00 hora local (15.00 GMT).

Este negocio podría llegar a los 578 millones de dólares brutos al añoLa esperada apertura el primer día del año crea un desconocido mercado de cannabis comercial, que según estimaciones de funcionarios de Colorado podría llegar a 578 millones de dólares brutos en ingresos al año, incluyendo 67 millones de dólares en impuestos para el estado.

La posesión, cultivo y consumo personal privado de marihuana por parte de adultos es legal en Colorado desde hace más de un año, luego de que los ciudadanos aprobaron una enmienda constitucional.

Sin embargo, sólo a partir de este miércoles la cannabis es producida, vendida y sometida al pago de impuestos de forma lícita en un sistema que sigue el modelo de un régimen que varios estados de Estados Unidos usan para la venta de alcohol y que por primera vez en el mundo se aplicará a la marihuana.

Largas colas para comprar

Multitud de compradores hicieron fila la mañana del miércoles fuera de al menos dos tiendas en Denver, en medio del frío y la nieve, esperando a que las puertas se abrieran.

"Quería ser uno de los primeros en comprar marihuana y no ser procesado por ello. Este fin de la prohibición debió ocurrir hace mucho", dijo Jesse Phillips, de 32 años, quien trabaja en una línea de ensamblaje y fue el primer cliente de Botana Care, en el suburbio de Northglenn en Denver, tras acampar afuera de la tienda desde poco después de la medianoche.

Unos 100 clientes que esperaban su turno vitorearon a Phillips cuando hizo su compra, un paquete con cuatro variedades con etiquetas como 'King Tut Kush' y 'Gypsy Girl' que costó 45 dólares con impuestos.

Robin Hackett, de 51 años y uno de los dueños de Botana Care, dijo antes de la apertura que esperaba entre unos 800 y 1.000 clientes en el primer día, para los cuales disponía de 23 kilos de producto.