La Comisión Ejecutiva Regional del PSOE de Extremadura ha criticado este jueves el "retroceso" en la aplicación de la Ley de Dependencia en Extremadura en 2013, ante lo que ha dicho que desde el PP "han utilizado la crisis como excusa para acceder a transformaciones de carácter ideológico".

Según ha lamentado, los "recortes" en dependencia, en servicios sociales, o en turismo social y termalismo, "son algunos ejemplos de que se están perdiendo un número importante de puestos de trabajo, especialmente de mujeres".

En una nota de prensa, los socialistas han señalado que la aplicación de la Ley de Dependencia ha pasado de tener una puntuación de 4,6, "bajando 0,4 décimas en el último año", con un nivel de desarrollo "débil" de los servicios sociales, "por debajo de la media nacional del 4,92 sobre 10".

A su parecer, el Gobierno de Rajoy ha tejido una "perfecta estrategia con el objetivo de desmantelar y demoler la Ley de Dependencia Socialista".

"Todo esto está provocando la destrucción de los servicios públicos básicos: dependencia, el servicio de ayuda a domicilio, programas de prevención dirigidos a personas mayores y la teleasistencia", afirma el PSOE.

"la crisis como argumento"

A su juicio, el Gobierno de Rajoy, y de José Antonio Monago, "han "utilizado" la crisis "como argumento para justificar que hay determinadas políticas sociales, derechos que cuestan mucho dinero, que España no puede permitirse y que los extremeños no podemos permitirnos".

"La tendencia marcada del Partido Popular, recorte de las políticas del Estado del Bienestar y desmantelamiento de los servicios públicos en los que se destinan el 59 por ciento de los fondos a políticas sociales, frente al 65 por ciento de las últimas cuentas elaboradas por los socialistas", añade.

Según el PSOE extremeño, "tres Reales Decretos del Gobierno de España, decisiones y recortes componen una hoja de ruta perfecta y calculada para desmantelar por entero la Ley de Dependencia", ya que "donde hay un derecho para todos, quieren poner un negocio para unos pocos".

Tras dos años y medio de gestión del PP y tres presupuestos en su haber, "finaliza un 2013 con retroceso notorio con respecto al 2011". Así, ha dicho que Extremadura "ha reducido 25 millones de euros el gasto en servicios sociales, es decir, -6,63% (15,55 euros por habitante)".

En cuanto a la dependencia, "no ha habido una gestión eficiente en la etapa Sr. Monago puesto que tan sólo se han incorporado al sistema 2.800 dependientes, y en la etapa socialista lo hicieron 17.976 dependientes".

A esto hay que añadir que en Extremadura, según afirma el PSOE, "la atención a los mayores ha pasado de ser un derecho social, financiado con nuestros impuestos, a un simple negocio privado".

Mayores no dependientes

Según el PSOE, los mayores no dependientes "siguen siendo los principales perjudicados de los recortes", en atención, según ha dicho, a una "subida" de impuestos (IVA, IBI) y el "incremento" del IRPF.

También se ha referido a la "disminución" del poder adquisitivo de las pensiones; una "pérdida de 400 euros por esta decisión del Gobierno" y al "copago farmacéutico" y el "canon del agua Monago".

Además, el PSOE se ha referido al "plan de privatización y drástica reducción de la atención pública a nuestros mayores", así como al "recorte en el mantenimiento de plazas en centros de mayores de hasta un 52% para entidades locales", junto con una "pérdida del servicio de ayuda a domicilio para mayores no dependientes".

"En Extremadura 4.053 usuarios se quedan sin Servicio de Ayuda a Domicilio. Un servicio prestado fundamentalmente por mujeres, muchas de ellas provenientes de situaciones de riesgo de exclusión social de medios rurales", añade.

Por otro lado, ha criticado los "duros y radicales ajustes en programas, actividades y otros servicios, particularmente envejecimiento seriamente reducido (-76%)" y la "desaparición de la teleasistencia para 3332 no dependientes y cerca de 423 dependientes".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.