Los comercios alicantinos se deciden por el arbitraje para resolver sus conflictos. Así, en 2006, 69 nuevas tiendas del casco antiguo se adhirieron a este sistema, que promueve el Ayuntamiento de Alicante y la Unión de Consumidores de España (UCE).

Según el secretario general de la UCE en Alicante, Pedro Hernández, la junta arbitral de la ciudad recibió el año pasado 738 reclamaciones, y se emitieron 218 laudos (sentencias) arbitrales.

Los otros 520 casos se resolvieron «utilizando la mediación amistosa», según Hernández, pues la UCE atiende a «unas 3.000 personas al año», pero cada caso se estudia y «solamente llegan a la corte arbitral unos 150 casos».

El 89% de los comercios de Alicante ya utiliza el arbitraje, entre ellos, el 98% de las tiendas del Centro Tradicional. Además, ofrece ventajas para solicitar ayudas para reformar o abrir nuevos comercios, y para la formación.

Hernández explicó también que los conflictos que más se resuelven se dan en el sector textil, telefonía y en los talleres mecánicos. En la telefonía, por los contratos de permanencia y el redondeo, y en los talleres mecánicos, por los aumentos de precios. Para prevenir estos últimos, aconsejan presupuestos y  modificaciones por escrito.
Con respecto al sector textil, las tintorerías son las que más reclamaciones registran, aunque «es el sector con más tiendas adheridas», dijo.

Dinos @ ) + ... qué problemas has tenido en los comercios. Cuéntanoslo en...

e-mail: nosevendealicante@20minutos.es o en www.20minutos.es

Más rápido que los juzgados

En el arbitraje, las partes en conflicto se someten a las decisiones de los árbitros, sin pasar por los juzgados. Las cortes arbitrales (formadas por un árbitro y las partes en conflicto), dictan los laudos (sentencias) en 25 días, frente a los dos o tres meses que se demora un juzgado profesional. Además, los juzgados tardan de cuatro a cinco meses en ejecutar el pago de rentas y desahucios, mientras en el arbitraje son casi inmediatos.