Agentes de la Guardia Civil de Segovia, pertenecientes a la Intervención de Armas y Explosivos, se incautaron de 12 kilogramos de productos pirotécnicos, la mayor parte petardos tipo 'trueno', que se encontraban en un bazar de la localidad segoviana de Cantalejo dispuestos para su venta sin la correspondiente autorización.

Los efectos intervenidos, de tres clases diferentes en función de su peligrosidad, tienen limitada su venta a personas mayores de 12, 16 y 18 años. Los más peligrosos del lote aprehendido sólo pueden ser utilizados al aire libre en zonas de gran superficie.

Los hechos tuvieron lugar el pasado lunes, 30 de diciembre, después de que los agentes tuvieran conocimiento de que el comercio vendía petardos sin autorización. Tras comprobar la existencia de los mismos, la Guardia Civil levantó acta de inspección y trasladó los productos a un establecimiento autorizado a disposición de la autoridad.

Por su parte, el dueño del establecimiento fue denunciado por una infracción grave al Reglamento de Artificios Pirotécnicos y Cartuchería.

Una infracción grave de esta normativa conlleva multas entre 300,51 y 30.000 euros y el posible cierre del establecimiento por un plazo de hasta seis meses, según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Segovia a Europa Press.

El Servicio de Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil realiza inspecciones a lo largo del año en los establecimientos de venta de pirotecnia tanto en Segovia capital como en la provincia, intensificando estos controles en las fechas navideñas, que son más proclives a la utilización de estos productos.

Consulta aquí más noticias de Segovia.