El precio de la vivienda nueva en las capitales aragonesas ha disminuido un 11,6 por ciento en 2013, lo que supone, desde máximos, una caída del 45,8 por ciento en términos reales, según se recoge en el Boletín de Mercado de Vivienda Nueva de 2013 de Sociedad de Tasación (ST), que recoge los datos de vivienda libre en todas las capitales de provincia y poblaciones mayores de 25.000 habitantes.

Zaragoza, con un 12,2 por ciento es la ciudad que donde más han bajado los inmuebles nuevos, mientras que en Teruel ese descenso ha sido menos acusado, con un 2,7 por ciento. Por su parte, Huesca ha experimentado una reducción anual del precio de la vivienda nueva de 7,9 por ciento.

Asimismo, Zaragoza y Huesca son las ciudades más caras de la región a la hora de comprarse una vivienda, ya que el metro cuadrado construido cuesta 1.860 y 1.451 euros respectivamente. En el lado opuesto se encuentra Teruel, con 1.420 euros el metro cuadrado construido.

En comparación con otras Comunidades Autónomas, Aragón (-11,6 por ciento) ha registrado una caída del precio de la vivienda nueva por encima de la media nacional (-7,8 por ciento). Es la comunidad multiprovincial que lidera la disminución de precios, seguida de Extremadura (-10,2 por ciento).

Por otro lado, las comunidades autónomas que han experimentado una menor reducción del precio de la vivienda libre son Asturias, con una caída del 2,5 por ciento y Galicia con un descenso del 3,9 por ciento.

EVOLUCIÓN

La economía española ha continuado en la zona negativa desde 2012, pasando de -1,6 por ciento en el tercer trimestre de 2012 a -1,1 por ciento en el tercer trimestre de 2013, con un pequeño repunte positivo hacia el final del periodo analizado.

Las expectativas para este año apuntan a una situación de tímida mejora según los expertos, un detalle positivo que será necesario confirmar a principio de año.

INDICADORES

Los indicadores económicos que han tenido influencia sobre el comportamiento del mercado inmobiliario son el euribor, que es la referencia de los préstamos hipotecarios, y que ha mantenido la tendencia decreciente durante 2013, situándose a final del mes de noviembre en torno al 0,5 por ciento.

Otro indicador es el IPC, que se ha mantenido con tendencia sensiblemente plana durante el segundo semestre del año. La inflación acumulada en los once primeros meses del año ha alcanzado el 1,2 por ciento (3,9 por ciento en 2012) y la interanual en noviembre se sitúa en el 0,2 por ciento (2,9 en 2012).

La evolución de la tasa de desempleo mantiene en la segunda mitad del año un ritmo ligeramente decreciente que posiblemente continuará en los próximos meses.

El mercado inmobiliario de la vivienda ha reducido su nivel de actividad como consecuencia de la continuidad en las dificultades para la obtención de financiación y de los factores anteriores. Se mantiene la tendencia decreciente de los precios.

Pese a ello, en la última parte del año parece confirmarse la previsión hecha a finales de 2012, de que la reducción de los precios podía favorecer la entrada en el mercado español de grupos de inversión extranjeros, capaces de absorber grandes volúmenes de viviendas.

La tendencia creciente en la oferta de viviendas con antigüedad entre 1 y 5 años pendientes de primera ocupación, de semestres anteriores, parece haberse frenado, si bien se constata una variación en el origen de la oferta, que se desplaza en buena medida desde los profesionales de la promoción inmobiliaria hacia los departamentos inmobiliarios de entidades de crédito y a particulares no profesionales del sector, señala el informe.

Así mismo, se advierte que continúa el aumento de inmuebles en que se modifica la modalidad inicial de venta por la oferta de alquiler con opción de compra.

PREVISIONES

Las previsiones macroeconómicas para el año 2014 estiman que la economía española podría evolucionar hacia posiciones menos negativas que las actuales. La evolución observada más recientemente podría llegar a entrar en cifras de crecimiento positivo, si bien es probable que dicho crecimiento sea insuficiente para permitir la generación de empleo estable.

La inflación, según la tendencia de los últimos meses, probablemente se estabilizará en torno al 1 por ciento, apunta el informe.

La disminución de la inflación respecto al año anterior resulta "insuficiente" para compensar la reducción de ingresos netos en una parte importante de las familias, lo que hace previsible que la renta real disponible para la adquisición de vivienda "baje" respecto a periodos anteriores. Este efecto se verá potenciado por la incidencia de la elevada tasa de paro y de la incertidumbre laboral asociada, y exigirá un mayor esfuerzo en la economía familiar para la adquisición de una vivienda.

En el año 2014 la oferta de vivienda nueva seguirá siendo importante, pese a la considerable reducción en el volumen de viviendas iniciadas. La reciente entrada en el mercado inmobiliario español de fondos de inversión extranjeros puede inducir a la aceleración en la absorción del stock ya construido, que lleve aparejada cierta reactivación del sector.

Aparte de los referidos fondos de inversión, es de prever que la demanda mantenga -con algunas excepciones puntuales- la situación de debilidad que la caracteriza en los últimos tiempos, y que continúe, al menos durante algún tiempo, la tendencia de crecimiento negativo en los precios hasta que se absorba el excedente de oferta existente.

Este crecimiento negativo será previsiblemente menos acusado en las mejores ubicaciones. Continuará, probablemente, la tendencia a la disminución de las operaciones de venta en beneficio de las de alquiler, en algunos casos con opción de compra.

Como conclusión, es de prever que en 2014 se mantenga el ajuste en el nivel de la oferta iniciado al final de 2008 para adecuarse a un volumen de demanda sensiblemente inferior al de periodos anteriores, en el que los síntomas de recuperación son todavía muy tímidos, y están pendientes de consolidación.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.