La Junta ha puesto en marcha una campaña de inspección de consumo en coincidencia con el periodo de Navidad con el fin de verificar que los productos puestos a la venta cuentan con todas las garantías y la seguridad para los consumidores.

Los objetivos concretos de esta campaña abarcan desde el control de la ofertas y promociones de los productos navideños, tanto alimenticios como industriales y juguetes, como la comprobación del grado de cumplimiento de la legislación de consumo en estos productos, en las hojas de reclamaciones y en el control de los precios.

En concreto y según ha informado el departamento que dirige Tomás Villanueva, la campaña se centra en los productos alimenticios específicamente navideños que sólo se comercializan en estas fechas y en productos industriales que pueden ser objeto de regalo, como son los electrodomésticos, productos informáticos, cámaras fotográficas y de video, juegos, textil, calzado, marroquinería y juguetes entre otros.

Se están inspeccionando también las ofertas realizadas con publicidad expresa, tanto buzoneada, por correo, a través de páginas web, así como disponible en el propio establecimiento o bien anunciada gráficamente en los medios de comunicación. Esta publicidad, folletos, catálogos y periódicos, se adjuntará en las actas de inspección.

Según han explicado las mismas fuentes, los inspectores de consumo elaboran un estudio del material publicitario que se realiza de forma previa a las visitas a los establecimientos. "En cualquier caso, la visita se convierte en imprescindible en aquellos en los que, principalmente tras el estudio de la publicidad, existan indicios de posibles incorrecciones", han precisado desde Economía.

Hay tres aspectos en los que la campaña establece un seguimiento especial. Así, el primero se centra en la publicidad de las ofertas que se ha de basar en el principio de veracidad, "por tanto la información se debe ofrecer de modo que no oculte, ni encubra o falsifique el contenido y las condiciones de la misma".

Por este motivo se hará especial seguimiento en que la publicidad no utilice expresiones que induzcan a error sobre la naturaleza y las características de los productos, sobre el precio y las condiciones de pago, entre otros aspectos.

En segundo lugar, ha continuado el departamento de Economía, los productos que el comerciante distribuye como oferta se tienen que corresponder con los presentados en la publicidad, tanto en su naturaleza, características y calidad, así como en el precio y en las condiciones de la oferta.

En función de este criterio los productos ofertados deben de estar dispuestos realmente a la venta en el establecimiento durante el periodo de duración de la oferta. "Si no es así los inspectores comprobarán la documentación de adquisición, el volumen de mercancía, fechas y la justificación de la venta motivo por el cual ya no están disponibles", han advertido las mismas fuentes.

Calidad en las ofertas

Economía ha explicado que las ofertas y promociones no pueden encubrir la venta de productos que incumplen la normativa que les afecta. Así, las inspecciones de esta campaña de Navidad verificarán el cumplimiento de las exigencias de su normativa y, en particular, las fechas de consumo y las condiciones de conservación.

Por otra parte, se realizará una verificación de que los productos industriales tengan cobertura de asistencia técnica, cuando ésta sea exigible y de si se producen irregularidades en cuando a garantías. En cuanto a los juguetes se verifica el etiquetado y más especialmente el marcado CE. En todas las visitas de inspección, se formulará un acta que recogerá los resultados del control realizado, "haciendo hincapié fundamentalmente en las irregularidades que se detecten en relación con los aspectos objeto de control".

La programación de las visitas a los establecimientos por provincias se realiza de forma aleatoria y se distribuye por provincias de la siguiente forma: Ávila recibirá 16 visitas de inspección, Burgos 32, León 62, Palencia 26, Salamanca 40, Segovia 16, Soria 10, Valladolid 72 y Zamora 13. En total se realizarán como mínimo 300 inspecciones que se repartirán al 50 por ciento entre jugueterías y establecimientos que venden otros productos navideños.

"Como es lógico se prestará especial atención a los juguetes comprobando una tipología bastante amplia que abarca desde juegos sociales y de mesa, juguetes escolares y deportivos, de construcciones, de imitación del hogar pasando por vehículos, puzzles y juguetes de bebé hasta muñecas, peluches y juegos científicos y magnéticos", han indicado las mismas fuentes.

Para que el derecho a la información de los consumidores y usuarios sea respetado, en todos los establecimientos que se visiten se comprobará el correcto marcado de precios, así como la preceptiva tenencia de las hojas de reclamaciones y en que todo momento estén a disposición de cualquier consumidor que las solicite.

Estos aspectos quedan registrados en el acta de inspección y así se informará posteriormente, para, en su caso, adoptar las correspondientes medidas sancionadoras si fuera el caso.

Balance de la inspección de consumo en 2013

Durante el año 2013 se realizaron en Castilla y León casi 12.000 actuaciones de la inspección de consumo que se repartieron en inspecciones y tomas de muestras de productos alimenticios e industriales y de inspección de servicios. En concreto, las 11.981 acciones realizadas se distribuyeron en 1.646 inspecciones de productos alimenticios, de las que 677 inspecciones fueron positivas y 458 negativas, también se tomaron 511 muestras de estos productos para su análisis.

Se realizaron 9.015 acciones de inspección en el ámbito de los productos industriales, de las cuales 1.659 fueron positivas, 6.739 negativas y 617 tomas de muestras para la verificación de su adecuación a la legislación. Por último, se realizaron en el ámbito de los servicios 1.320 inspecciones de las cuales resultaron positivas 759 y negativas 561.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.