Capoeira, umbanda, samba, frevo... La huella de los esclavos africanos en el arte brasileño

  • Brasil fue el último país occidental en abolir la esclavitud y a su territorio llegaron el 40% del total de esclavos africanos trasladados a América.
  • Una exposición examina el peso de esa herencia en el arte popular brasileño con obras datadas entre los años treinta y los ochenta.
  • En las piezas abundan la mezcla de la celebración y lo sombrío y la fusión de las tradiciones y creencias europeas, africanas e indígenas.
'Lluvia sobre Sao Paulo' (1971), obra de Maria Auxiliadora da Silva
'Lluvia sobre Sao Paulo' (1971), obra de Maria Auxiliadora da Silva
The John Axelrod Collection — Frank B. Bemis Fund and Charles H. Bayley Fund - Photo: © Museum of Fine Arts, Boston

Brasil tenía en el siglo XIX la mayor población de esclavos africanos de América y fue —en 1888— el último país occidental en abolir la esclavitud. Se calcula que se mandaron en grandes embarcaciones a un total de cuatro millones de personas procedentes de África para trabajar en el cultivo de la caña de azúcar, en las minas de oro y diamantes, en las plantaciones de café... La cifra supone un 40% del número total de africanos trasladados al continente americano.

Samba Spirit: Modern Afro Brazilian Art (Espíritu de samba: arte moderno afrobrasileño) —en el Museo de Bellas Artes de Boston (MFA), en los Estados Unidos, a partir del 18 de enero y hasta el 19 de octubre— reúne trabajos de entre los años treinta y los años ochenta realizados por artistas de ancestros africanos y examina el peso de esa herencia en el arte popular del país.

El resultado de la fusión entre lo africano, lo europeo y lo indígena es palpable en la cultura nacional, desde la mundialmente famosa samba y el eufórico frevo hasta las prácticas asociadas a las fes candomblé y umbanda. La mezcla de la celebración y lo sombrío y de las tradiciones y creencias más dispares protagonizan buena parte de la obra de autores como Heitor dos Prazeres, Maria Auxiliadoro da Silva y Waldomiro de Deus.

Bailes, carnavales, festivales...

Da Silva (1938-1974) fue una artista autodidacta, pintora de escenas rurales y urbanas de gran viveza y volumen que a veces se asemejan a bordados. En la breve trayectoria de la autora (fallecida a los 40 años a causa de una enfermedad incurable) los bailes, carnavales y festivales se complementan con escenas autobiográficas que documentan la tradicional variedad étnica de los brasileños.

Heitor dos Prazeres (1898-1966), además de pintor, fue un pionero compositor de samba que reflejó en sus dinámicas obras la rítmica del género musical con intérpretes tocando y bailes populares. En obras como Roda de Samba (Corro de samba) (1957) relaciona la música a las prácticas de la religión candomblé; en Frevo da Casa Verde (Frevo de la casa verde) (1958) hace alusión con las posturas de los bailarines al arte marcial de la capoeira.

Otros artistas presentes en la muestra —Agnaldo Manoel Dos Santos, Antonio Bandeira, Sergio Vidal da Rocha...— permiten cronológicamente seguir la estela de la herencia africana con representaciones ambiguas de deidades con elementos cristianos y totémicos, pinturas de estilo naíf y arte abstracto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento