Factoría de Pescanova
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo, de la empresa Pescanova. SAS / EFE

Pescanova retribuyó a su consejo de administración con un importe de 2 millones de euros en 2012, el ejercicio previo al de la declaración de concurso de acreedores de la compañía, lo que supone un incremento del 5,8% respecto a los 1,89 millones abonados en 2011.

Así consta en el informe de gobierno corporativo de la firma pesquera correspondiente a 2012, remitido este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que indica que tanto en 2011 como el año siguiente la firma mantuvo el número de miembros de su consejo de administración en trece.

Los consejeros cobraron en dietas casi medio millón de euros en 2012

Del importe total abonado a su consejo en 2012, 644.000 euros correspondieron a la retribución fija, importe un 4,21% superior al de 2011, mientras que la retribución variable ascendió un 30% y supuso 390.00 euros. El pago de dietas sumó 498.000 euros en 2012, un 2,9% menos que un año antes, y el concepto de atenciones estatutarias se elevó a 472.000 euros, un 2,6% más.

"Extraordinaria complejidad"

El informe de gobierno corporativo de Pescanova corresponde al año 2012, ejercicio previo al de la declaración de concurso de acreedores de la compañía. De hecho, indica que la administración concursal designada por el juez asumió sus funciones en mayo de 2013, "en una situación de extraordinaria complejidad, en la que suspendió una parte importante de las facultades del consejo de administración".

Asimismo, apunta que "desde el momento en que la administración concursal asumió sus funciones uno de sus objetivos ha sido reforzar los sistemas internos de control y gestión de riesgos con el objetivo de mitigar, en este periodo transitorio, los riesgos que se habían materializado en periodos anteriores".

En este sentido, indica que en la reunión del consejo de administración de Pescanova del 6 de noviembre, se aprobó por unanimidad, "pese a la precariedad de medios de la compañía", poner en marcha un "plan de prevención de riegos con una metodología de implantación en cuatro fases".