Prevenir la muerte súbita
El atleta Miguel Ángel Cayuela realiza una prueba de esfuerzo. EFE/Morell

La muerte súbita sigue siendo difícil de prevenir y en un alto porcentaje de los casos es imposible actuar contra ella. Es difícil prever que un deportista de élite, que entrena a diario y está en plena forma, sufra una parada cardíaca repentina. Cuando esto ocurre es alarmante, pues además de pasarle a los más jóvenes, suele ser en un lugar público.

No hay una coincidencia en cuáles son las razones más frecuentes por las que ocurreExisten varios perfiles de deportistas: los que están cercanos a los 50, fumadores, con algo de sobrepeso, que no suelen hacer ejercicio y que, de un día para otro, comienzan a hacerlo como si les fuera la vida en ello; y por otro, los jóvenes que entrenan a diario, que no fuman y se cuidan. Precisamente son los más jóvenes las víctimas de la muerte súbita.

“Hay algunos casos en los que existe más riesgo de que pase y se realizan grandes esfuerzos por detectarlos, pero no siempre es fácil, pues no hay una coincidencia en cuáles son las razones más frecuentes por las que ocurre”, señala el doctor Francisco García-Cosío, jefe de Cardiología del Hospital Universitario de Getafe (Madrid).

Según varios estudios realizados en Estados Unidos, la causa habitual suele ser la miocardiopatía hipertrófica, una anomalía en los genes que codifican las proteínas del corazón. De hecho, algunos tienen una base genética. En cambio, en Europa uno de los orígenes comunes es la displasia ventricular, que se da por una deformación en el músculo cardíaco.

Muchas veces los deportistas profesionales se niegan a hacerse cualquier pruebaHay ocasiones en las que se puede prevenir, aunque la mayoría son complicadas. Lo cierto es que, ahora, las nuevas tecnologías ayudan enormemente y existen pruebas que nos dan información abundante acerca del funcionamiento del corazón.

Y aquí llega uno de los mayores problemas con los deportistas profesionales. “Muchas veces estos se niegan a hacerse cualquier tipo de prueba que pudiera llegar a darle un resultado negativo y que les obligara a dejar el ejercicio”, afirma el experto.

Hacer deporte moderado, con un entrenamiento razonable y bajo la supervisión de un instructor es saludable, pero a muchos se nos olvida que en el esfuerzo extremo también existen riesgos y que hay que llevarlo a cabo bajo una vigilancia adecuada. En la alta competición suele haber una serie de normas que obligan a los que la practican a someterse a pruebas de esfuerzo o electrocardiogramas.

En general, las enfermedades cardíacas se dan más en hombres que en mujeres. Y esto ya es el motivo principal por el que la muerte súbita es más frecuente en el género masculino.

El doctor García-Cosío aconseja cinco pautas para prevenir la muerte súbita:

  • Someterse a revisión antes de empezar a hacer deporte, sobre todo si hace tiempo que no se practica.
  • Evitar el ejercicio excesivo. Hacer deporte de forma moderada es suficiente para tener una buena salud.
  • Controlar la tensión arterial como mínimo una vez al año, pues la tensión alta no siempre se manifiesta.
  • No fumar.
  • Ante cualquier tipo de síntoma, consultar con un médico.