El hombre de 31 años se quedó dormido en un sofá en una fiesta, en enero del año pasado, y declaró al tribunal de Bergen, en el oeste del país, que al despertar encontró a la mujer de 23 años haciéndole una felación.

Según la ley noruega, todos los actos sexuales con alguien que está 'inconsciente o que, por otras razones, es incapaz de oponerse al acto' se consideran una violación.

El tribunal condenó a la mujer el miércoles a nueve meses de prisión y le ordenó pagar 40.000 coronas noruegas (4.920 euros) en compensación.

'Es una sentencia muy severa', dijo el abogado de la mujer, Per Magne Kristiansen, a la agencia de noticias noruega NTB. La mujer argumentó que el hombre estaba despierto y había consentido.

El fiscal había pedido una sentencia de diez meses y sostuvo que la corte no debería ser más clemente con una mujer que con un hombre. Fue la primer condena de Noruega a una mujer por violación.

Noruega tiene una reconocida tradición de igualdad. Las mujeres conforman al 40 por ciento del gabinete del primer ministro Kjell Magne Bondevik.*.