Carlos Santos
El escritor Carlos Santos, en la redacción de 20minutos.es. Sergio Rodríguez

¿Cómo abordan los guatemaltecos el tema después de todos esos años tan duros?¿Hablan con naturalidad del asunto o tienen miedo a las represalias?¿Conocen bien la historia de su país o se la han contado sesgada? (Javi)

Hay un sector de la sociedad guatemalteca que no conoce la historia de su país y hay un sector que no quiere conocerla. Hay incluso un sector (habitante en un par de distritos de la capital) que ni siquiera sabe –o quiere saber- que su país fue escenario de la mayor tragedia que vivió América en el siglo XX. De todos modos, son cada vez más los que sí quieren justicia y verdad, como elementos básicos de la reconstrucción democrática.

¿Cuál es su opinión sobre el papel de la Iglesia Católica en los conflictos de Latinoamérica durante el siglo XX, especialmente en la época de la Guerra Fría? (Agripa)

Nunca los predicadores del más allá estuvieron más cerca del más acá

Hay dos niveles, el de la jerarquía vaticana y el de las iglesias autóctonas, que veían las cosas desde dos planos muy distintos. Especialmente interesante –aunque poco conocido- el modelo de Guatemala: curas diocesanos, monjas, misioneros y obispos en defensa de los más débiles y en cabeza de las denuncias de los desmanes del ejército. Nunca los predicadores del más allá estuvieron más cerca del más acá. Y conste que en Guatemala no hubo ni un solo teólogo de la liberación. No les daba tiempo.

He seguido la intensa promoción de tu libro, y creo que por lo menos ha servido para que el silencio que había sobre Guatemala se rompa...no está mal, ¿no? (Anamaría)

El silencio sobre Guatemala lo rompió hace ya muchos años Rigoberta Menchú, con su histórico testimonio. Más que el silencio, el testimonio del misionero español Luis Gurriarán, que yo recojo en mi libro, rompe la capa de ignorancia que teníamos en España sobre este asunto. Yo tampoco sabía, al empezar este trabajo, hace seis años, que las dictaduras militares guatemaltecas habían quitado la vida –además de muy mala manera- a 250.000 personas, en su mayoría mayas.

Carlos, en el libro no he visto claramente la actual situación de la oposición en Guatemala, ¿es esperanzadora? ¿Sería importante para poder juzgar a Ríos Montt? (Andrés)

Estas muertes no han sido en vano ¡solo faltaba! Hoy los mayas guatemaltecos tienen más dignidad y mejores perspectivas de futuro que nunca en su historia

Pues claro que es esperanzadora. Como dicen los curas católicos, citando el Evangelio, para germine el grano la semilla tiene que morir. Estas muertes no han sido en vano ¡solo faltaba! Hoy los mayas guatemaltecos tienen más dignidad y mejores perspectivas de futuro que nunca en su historia. Aunque les quede todavía pode delante un difícil tránsito. Respecto a Rios Montt… pues claro que sería importante. Una verdadera democracia sólo se puede construir sobre la base de la Verdad, la Justicia y la Reparación.

Te felicito por tu éxito, ¿Crees que la publicación del libro tendrá algo de positivo en el caso abierto por la Justicia española para castigar a los responsables militares? (Caty)

Puede ser, porque la última palabra en este asunto no la dirán jueces españoles sino jueces guatemaltecos y quizá también gobernantes guatemaltecos. Dicen que sólo hay una cosa que Rios Montt tema más que el aliento de un juez en la nuca: el aliento de la opinión pública.

Admirable el comportamiento de aquellos hombres de iglesia como el Padre Luis, pero lamentablemente ese no ha sido el comportamiento oficial de la Iglesia. ¿Cuándo se opuso el Vaticano a la explotación a que está sometida la población indígena? ¿Cuándo condenó el genocidio? ¿Cuándo lo hizo el arzobispo de ciudad de Guatemala? Que yo sepa, ¡nunca! (Landia).

Al Vaticano, ya se sabe, estos conflictos siempre le han caído lejos, y no sólo geográficamente. Pero el comportamiento de la Conferencia Episcopal de Guatemala ha sido siempre muy digno. Siempre en primera fila de la condena y la denuncia. Baste recordar que a monseñor Juan Gerardi, que fue su presidente, lo asesinaron dos días después de que anunciara el final del informe que el mismo había promovido para dar a conocer los horrores de la dictadura militar.

Me gustaría saber su opinión sobre la ‘obediencia debida’ a la que muchos militares se agarran para justificar sus acciones criminales. ¿Es posible una regularización de la guerra o de los conflictos en los que intervienen los ejércitos?¿La guerra tiene limite? (Antonio Romero)

Ninguna legislación militar ampara los crímenes: ni obediencia debida ni gaitas

Ninguna legislación militar de la tierra, ni siquiera la guatemalteca, que en algunos aspectos es todavía decimonónica, ampara los crímenes. Ni obediencia debida ni gaitas. Aunque parece claro que a más responsabilidad en la cadena de mando pueda también haber mayor responsabilidad criminal.

¿Qué opina de Rigoberta Menchú? (Terico)

Es una mujer de mucho mérito, que aunque puede ser criticada, como todo personaje público, no merece las feroces críticas que le han dedicado desde ciertas cavernas.

¿Qué crees que se encontrará Luis al llegar a Guatemala después de la presentación del libro? ¿Habrá represalias para él? (Caty)

No. Él ha salido de muchas, a lo largo del último medio siglo, y saldrá también de ésta. Guatemala ya no es un país en guerra, goza de una democracia formal y razonables niveles de libertad, incluida la libertad de expresión. Aunque el nivel de criminalidad es muy alto, los escuadrones de la muerte están inactivos, o casi, y sus jefes tienen otras preocupaciones: esos jueces que les echan el aliento en la nuca, por ejemplo.

¿Has visto Apocalypto? ¿Están bien retratados loa mayas? ¿Recomiendas esa película? (Javier)

Apocalypto es un 'movie road' vulgar que le da violentas patadas a la Historia

'Te voy a ahorrar seis euros, Javier. Es un 'movie road' vulgar, que en lugar de transitar por una carretera de Norteamérica transita por una selva de Centroamérica. Como comparsas pone Mel Gibson a unos violentísimos sacerdotes, mientras él mismo le arrea violentísimas patadas a la Historia: esas ciudades mayas que retrata el mismo día de la llegada de Colon estaban deshabitadas desde 800 años antes, aproximadamente, y ni siquiera existe constancia histórica de que los mayas hicieran sacrificios rituales como los que hacían sus vecinos aztecas. De todos modos, si un cineasta quiere hablar de civilizaciones violentas no tiene que ir tan lejos, ni en el espacio ni en el tiempo.

¿Por qué no se sacan a la luz estos genocidios? (Núria)

Claro que se sacan. ¿Es que no te has leido todavía Guatemala. El silencio del Gallo? Ahí lo tienes, a plena luz, y con un sorprendente éxito de crítica y público.

¿Por qué la opinión pública en España siempre mira para otro lado en este tipo de desgracias? (Josema)

Eso es lo que yo pensaba, Josema, en vísperas de la publicación de este trabajo. Mi percepción actual es que estas cosas interesan mucho. Habrá mucha gente que mire para otro lado, pensando quizá que las desgracias ajenas no le atañen, pero hay muchísima gente que mira de frente y con la mirada limpia: saben que no hay desgracias ajenas. Que el dolor y la muerte no conocen fronteras y que… quienes ayer fueron contra los judíos, o contra los mayas, mañana pueden venir contra mí.

“Una verdadera democracia sólo se puede construir sobre la base de la Verdad, la Justicia y la Reparación”.

Eso lo acaba de decir usted. ¿Es aplicable eso al caso de España con los terroristas de ETA? Aquí se habla de generosidad con ETA si deja las armas. ¿Qué opina usted de este tema? Por qué con ETA sí se puede ser generoso si deja de ser ‘mala’ y con Rios Mont no si ha aceptado la Democracia? (Justicia ciega o tuerta)

No tengo ninguna duda de que la Verdad, la Justicia y la Reparación son elementos básicos de la construcción democrática tanto allí como aquí como en cualquier otro lugar. Otros valores, como la generosidad, pueden también ser útiles a la hora de intentar resolver un problema colectivo, pero… nunca he pensado que la Generosidad deja sustituir a la Justicia. Ni allí ni aquí.

¿Cuál debe de ser el papel de la prensa ante estos abusos?¿Se puede acudir a uno de estos abusos siendo meramente testigo? ¿Qué piensa que los corresponsales testigos en zonas de guerra puedan ser convocados por jueces para acusar a un violador de los derechos humanos? (Luis Sáenz)

El papel de la prensa es contar lo que pasa, contar historias, contar verdades. Por la parte me toca me veo a mí mismo como eso: un simple contador de historias que, si acaso, añadirá alguna clave para que cada cual se pueda formar su propio criterio. Pero la verdad periodística no tiene porque coincidir con la verdad jurídica. La verdad es un prisma con muchas facetas y cada cual la ve desde la suya.

Pinochet se ha muerto sin ser juzgado... ¿Sólo queda esperar a la justicia divina en casos como éste?

La justicia humana ha puesto su grano de arena en el caso de Pinochet. Gracias ella, Pinochet está en el lugar histórico que le corresponde

La justicia humana ha puesto también su grano de arena en el caso de Pinochet. Gracias a la actuación de la justicia humana, entre otros factores, Pinochet está en el lugar histórico que le corresponde y no en el que usurpó por la fuerza. Y gracias a la labor de esa Justicia los chilenos son hoy un poco más dueños de su destino. Respecto a esa otra justicia que mencionas… no sé; queda fuera del ámbito de mi competencia.

 

Aunque no he leido el libro, me gusta porque parece que cuenta lo que ya sabemos todos pero no queremos creernos. Es triste que en este caso el pueblo de Guatemala no se rebele contra tanta injusticia. Primero los españoles arrasaron y ahora gobiernan los herederos. No hay derecho pero así es la historia. Un saludo de un canario que se entretiene en el coche y en la cocina oyendo los comentarios de la prensa y discutiendo en algunas ocasiones, o siendo interrumpido por Julio Cesar Iglesias. En fin, cosas de la radio que no tienen que ver con el libro que nos ocupa en este comentario. (Alejandro Hernández)

Gracias por confiar en mí, cuando dices, sin haber leído el libro, que servirá para aclarar alguna cosa. Sé que esa confianza viene de donde viene: de esos lazos tan especiales que tenemos la gente de la radio, ya sea del lado del micrófono o del lado del aparato.

Felicidades por haberse librado del pelma de Julio Cesar Iglesias. ¿Le va a aconsejar a Olga que eche a los políticos de las tertulias o seguirán robando el tiempo de los oyentes para no decir nada? Recuerdos al ciudadano García. (Ointe)

Julio César Iglesias es mi amigo y mi maestro, de quien espero no ‘librarme’ nunca jamás; de hecho tengo una sección en su Navegador, de la que estoy muy orgulloso, Le daré recuerdos al ciudadano García, de tu parte. Y tienes razón: a mí también me gusta más oír a los oyentes que a los políticos. Pero los políticos también tienen su derecho, hombre.

¿Ha viajado a Guatemala para documentarse? ¿Qué es lo peor que ha visto allí? (Álex)

¿Lo peor que he visto allí? El miedo. La sombra del miedo. El recuerdo del miedo. La presencia del miedo

Pues claro. De hecho la idea, la necesidad, de escribir este libro surgió en mi primer viaje a Guatemala, cuando a empezaron a contarme historias donde la tragedia aparecía entremezclada con la esperanza y con el realismo mágico. ¿Lo peor que he visto allí? El miedo. La sombra del miedo. El recuerdo del miedo. La presencia del miedo. Me temo que el miedo es como el hambre; nunca se olvida del todo.

¿Si quisiera aproximarme a Guatemala que debería de leer o ver (aparte de su libro, claro)? Muchas gracias y un saludo desde Almería (Juanpi)

En Literatura, ya sabes: todo lo de Miguel Angel Asturias. Luego, la guía más actualizada que encuentres (tampoco hay tantas). Después, dejarte llevar por la gente. Y no olvidar estos cinco lugares: Atitlán, Izabal, Tikal, Antigua y Chichicastenango. Pero que conste que hay muchísimos más, En la capital, con un par de días vas sobrado.

Carlos, ¿por qué siendo español escribes sobre Guatemala? (J.M. Forte)

Quizá por eso, porque soy español, porque como español me duelen las cosas de América. Y porque, como español de nuestro tiempo, aprecio y defiendo determinados valores: la Justicia, la Verdad, la Libertad… España no solo una potencia industrial, como dicen a diario los políticos. España es una potencia democrática, aunque a veces lo olvidemos, sumergidos en las miserias cotidianas de la pelea partidista. La democracia es mucho más que eso. Unos valores en los que merece la pena creer, que vale la pena defender y que… no saben de fronteras.

Carlos, me gusta que por ti hayamos conocido estos genocidios... Esto te animará a escribir otros libros en el futuro? (Caty)

En libros, en artículos o en la radio, seguiré haciendo lo único que sé hacer: contar lo que veo.

Carlos: ¿qué te parece lo que dice Chirac en su libro a propósito del descubrimiento de América en general y de Colón en particular?. El libro va a ser presentado este sábado (Miguel Ángel)

Los conquistadores de América no fueron precisamente damas de la caridad

He leído alguna cosa en Internet. Parece que tiene un cierto tono de ‘boutade’ a la francesa, de ganas de ‘epater’. Pero en alguna de sus percepciones tiene más razón que un santo: los conquistadores españoles no fueron precisamente damas de la caridad. Lee lo que cuenta el dominico Bartolomé de las Casas en su Brevísima relación de la destrucción de las Indias. Y eso que no era francés sino de Écija.

Hace algún tiempo, se dijo quizás de forma un tanto interesada y sectaria, que el Gobierno guatemalteco era responsable del 85% de las violaciones de los derechos humanos cometidos en Guatemala. Suponiendo cierta esa cifra, el 15% restante es responsabilidad de la guerrilla guatemalteca. ¿Por qué no se condena a sus responsables? ¿Por qué la Audiencia Nacional no se preocupa por ese 15% de víctimas?¿En el caso de la guerrilla el fin sí justifica sus medios? ¿Ese 15% de víctimas no tienen derechos? (¿Hay víctimas buenas y malas?)

Los datos de la Conferencia Episcopal de Guatemala y de las Naciones Unidas son distintos: atribuyen en ambos casos más del 90% de los crímenes de guerra al ejército regular (el 97%, creo recordar, la ONU). Pero todos los crímenes son igualmente abominables y todos merecen el mismo trato por parte de la Justicia. Estoy seguro de que si alguien lleva a la Audiencia Nacional alguna actuación criminal cometida por le guerrilla los jueces actuarán con la misma consecuencia con que lo están haciendo ahora. Eso, a pesar de que la guerrilla ya ha pagado con creces sus desmanes: te recuerdo –lo ha contado muy bien el coronel español Prudencio Garcia- que el ejército guatemalteco no hacía presos de guerra. Al enemigo lo mataba, sin más.

Conoci a Javier Gurriarán en Nevaj y a Andres Lanz en Sacapulas (Quiche). Vaya mi admiracion por ellos y por el papel que desarrollaron los Misioneros del Sagrado Corazon, en la diocesis del Quiche, durante la decada de los 70.
Algunos murieron, otros desaparecieron. Para todos ellos mis respetos (Javier).

Javier es primo segundo mío, primo carnal de Luis, protagonista de Guatemala. El Silencio del gallo. Sigue vivo, felizmente, y sigue trabajando por los guatemaltecos. Andrés Lanz es uno de los cinco misioneros españoles que cayeron víctimas de las dictaduras militares. Todos ellos merecen admiración y respeto.

Si queréis tener información sobre el intento de genocidio indigena ocurrido en Guatemala, sobre todo durante la década de los 80, os recomiendo la lectura de un pequeño libro: "El clamor de la tierra" (Fizcarraldo)

Es una buena recomendación. Hay otro libro escrito por un militar español que también os recomiendo: “El genocidio de Guatemala a la luz de la sociología militar”, de Prudencio García. Fueraparte “El silencio del Gallo”, claro.

¿Cómo se siente uno al poner el punto y final de un libro cono este? (Abejita).

Yo solo quería contar la historia de mi tío, el misionero, y he terminado por contar la Historia de un drama colectivo tan importante como poco conocido, Después de asomarte a un abismo como ese no te puedes quedar indiferente. Me siento mejor persona y me siento un ciudadano más comprometido con la defensa de los valores democráticos. A veces, no sabemos apreciar lo que tenemos.

Memorias de un tío misionero

Periodista desde hace treinta años, Carlos Santos cuenta la historia convulsa de un pueblo olvidado. En 'Guatemala, el silencio del gallo' (Debate), se mete en la piel de Luis Gurriarán, un misionero que se fue al país latinoamericano en los años 60 y ha vivido de cerca las dictaduras militares y la masacre de 250.000 indígenas, en su mayoría mayas. En estos momentos responde a los lectores de 20minutos.es

El libro narra décadas de represión desde la perpectiva de un misionero varias veces exiliado y amenazado de muerte

Santos, periodista en RNE, ha trabajado en Canal Sur, Diario 16 o La Voz de Almería. En su libro, que según el autor "no tiene una línea que no sea cierta", pretende dar visibilidad a uno de los mayores genocidios del siglo XX, acercándose al día a día de los indígenas y a la de su tío, que conoce la realidad de primera mano.

La Justicia y Guatemala

En 1982, en un momento particularmente dramático en Guatemala, Gurriarán logró junto al padre de Rigoberta Menchú que la ONU condenase la dictadura de Ríos Montt , político que 48 horas después de que se publicase el libro anunció su candidatura a las elecciones, asegurándose así impunidad ante la Justicia.

La Audiencia Nacional instruye un proceso contra siete altos cargos de las dictaduras guatemaltecas por sus responsabilidades en la represión de la mayoría indígena del país.