El periodista Carlos Reigosa indaga sobre la "abuela mágica" de Gabriel García Márquez

  • 'La Galicia mágica de García Márquez' es un compendio de notas biográficas, artículos e investigación que indaga en la ascendencia gallega del Nobel.
  • La abuela del colombiano, una mujer con raíces gallegas, le transmitió el interés por la espiritualidad y lo sobrenatural.
  • El realismo mágico de sus obras bebe de estas historias familiares.
El cuentista, novelista, guionista, periodista y escritor latinoamericano, Gabriel García Márquez.
El cuentista, novelista, guionista, periodista y escritor latinoamericano, Gabriel García Márquez.
EFE/ARCHIVO

En la novela Cien años de soledad, Gabriel García Márquez dejó para la posteridad una forma de narrar llamada realismo mágico que, en buena parte, se debe a los orígenes gallegos de su abuela, según se ha puesto de manifiesto en la presentación del último libro del escritor y periodista gallego Carlos G. Reigosa.

La Galicia mágica de García Márquez (Auga Editorial) es un compendio de notas biográficas, artículos e investigación periodística que indaga en la ascendencia gallega del Nobel colombiano, que él mismo reconoció a Reigosa cuando en 1975 habló con él por motivos de trabajo.

"Le dije que mucho hablar de su abuela, pero que en Cien años de soledad no había nada gallego, y él me contestó: Sí lo hay, la forma de contarlo", dice Reigosa.

Y es que García Márquez (Aracataca, 1927) vivió fascinado por las fabulosas historias de espíritus que su abuela Tranquilina Iguarán Cotes le relataba "con cara de palo" y total naturalidad al pequeño Gabriel, "sin dejar traslucir incertidumbre en lo que se contaba", ha explicado el autor gallego.

El periodista colombiano Dasso Saldívar, que prologa el libro de Reigosa y es biógrafo del Nobel colombiano, ha resaltado la "enorme" influencia en la obra de García Márquez de esa infancia junto a su abuela, "más allá incluso de lo que él ha podido vislumbrar", ha remachado.

En esa idea ha abundado también la presentación Plinio Apuleyo, amigo desde la juventud de escritor y autor del libro El olor de la guayaba, donde recoge conversaciones con el autor latinoamericano.

"Mis abuelos eran descendientes de gallegos y muchas de la cosas sobrenaturales que me contaban provenían de Galicia", reconocía en el libro de Apuleyo García Márquez.

Su amigo ha explicado que no le ha visto desde 2005, cuando visitó Barcelona; fue entonces cuando se dio cuenta de que "le estaba fallando la memoria reciente, aunque tenía intacta la memoria antigua".

"Es lo peor que le puede ocurrir a una persona como él, y espero que sean solo problemas de viejo", ha dicho Apuleyo, quien ha explicado que García Márquez interrumpió después de ese viaje a España una novela que estaba escribiendo.

La novela interrumpida

La obra se titulaba En agosto nos vemos, basada en un cuento del mismo título que el Nobel quería ampliar, ha confirmado Dasso Salvídar, quien habló con García Márquez de este trabajo por última vez en 2008, pero entonces "no tenía la versión definitiva, la que suele pasar a su amigos para que la valoren, y nunca se ha sabido más de ese trabajo".

Saldívar ha seguido el rastro de la influencia de la "abuela mágica" de García Márquez, de quien "aprendió el tono" en aquellas tardes en que, con 5 y 6 años, le sentaba en una banqueta y le contaba sus historias para que no molestase, "la experiencia más fértil y trascendente de la obra de Gabo", ha dicho.

El biógrafo ha señalado la presencia de los espíritus en uno de los primeros cuentos de García Márquez, Ojos de perro azul, también en La hojarasca, hasta llegar al Melquíades de "Cien años de Soledad", el "alter ego de Gabo", ha dicho, un espíritu que regresa a Macondo tras "trascender los límites de la vida y la muerte, de lo concreto y lo abstracto".

*Consigue todas las obras de Gabriel García Márquez en PopularLibros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento